Se descubrió que...

¿Es el espacio granuloso?

Un artículo de Stefano Liberati ha sido seleccionado como uno de los mejores del año 2013 [Highlight papers] publicados en el journal Classical and Quantum Gravity. Trabaja para la Scuola Internazionale Superiore di Studi Avanzati, en Trieste, Italia. Es una revisión sistemática de los métodos con los que los científicos han puesto a prueba las leyes de la relatividad especial, de Einstein. “Las desviaciones respecto de la relatividad especial podrían, de hecho, indicar que el espacio-tiempo no es continuo, sino granuloso”; discreto, en otra expresión.

El planteamiento esencial de 1905 es que las leyes de la física son las mismas en todos los marcos de referencia inerciales: en un tren inmóvil y en otro corriendo, en un avión y en un cohete, en la Tierra y en Júpiter. Pero desde los años 90 del siglo pasado han aparecido desviaciones en la astrofísica de alta energía.

 “Imagine un bloque de mármol visto a la distancia: se verá de textura uniforme”, plantea Liberati. “Pero a más cercanas observaciones veremos el mármol poroso e irregular”. Ocurre a simple vista, pero más si empleamos un microscopio. “Los físicos han estado tratando de hacer algo similar con el espacio-tiempo”.

Ya desde 1900 sabemos, por Planck, que la energía no es continua, sino discreta, granulosa, en paquetes mínimos llamados quanta, en plural. La luz también, dijo Einstein cinco años después. Así como la energía, tampoco el espacio ni el tiempo son divisibles hasta el infinito: llegamos a un mínimo, a un gránulo de espacio-tiempo. ¿De que tamaño es? Se encuentra en la “escala de Planck”, donde todo es inimaginable. Son gránulos cuya medida lleva un punto, 34 ceros y un 1.

LA NAVIDAD

Recordatorio anual: ninguno de los evangelios, ni los cuatro canónicos ni los rechazados porque la imagen que dan de Cristo no les gustó a los cristianos de los primeros siglos, señala fecha alguna para el nacimiento de Jesús, ni siquiera la época. Pero hay un indicio en contra del 25 de diciembre: cuando el ángel despierta a los pastores para que vayan a adorar al Mesías recién nacido, están durmiendo al aire libre. Y en Israel, como en Sonora, quien duerme a fines de diciembre al aire libre amanece helado.

El origen de la fecha es solar y pagano. Todos los pueblos con agricultura han observado los cambios en la duración del día a lo largo del año para prever el momento de la siembra. Y en todos el sol es un dios mayor.

La inclinación del eje terrestre hace que sólo en dos ocasiones al año el día y la noche duren lo mismo, por eso los llamamos equinoccios= noche igual. De diciembre a junio las horas de luz van aumentando. De junio a diciembre, disminuyen. Esto es semejante a la vida de un hombre que crece, madura, envejece… y muere. El sol sube cada día menos en el cielo, su salto entre horizontes es más corto. ¿Y si continuara su debilidad hasta que un día no saliera? Noche y frío eternos. Hay pánico.

Pero a un día muy corto sigue otro que ya lo es poco menos. Al día más corto lo llamamos solsticio de invierno. Al siguiente día el sol ha renacido, es un dios-niño, un niño-dios. Hay celebraciones.

Todos los pueblos con agricultura han observado ese dato. Roma, donde creció el cristianismo, llamaba Saturnales (en latín plural neutro Saturnalia) a esas fiestas en honor de Saturno, primer dios de la agricultura. Se daban regalos a los esclavos y se ofrecían banquetes públicos. Suena conocido. Era la fiesta del Sol Invicto: había vencido a la muerte. Como también se diría de Cristo.

Como los cristianos le entraban a la fiesta pagana, la Iglesia primitiva decidió encimarle el indefinido nacimiento de Jesús. Si no puedes con tu enemigo, únete a él.

 Para ayudar al sol, se encendían fogatas en las colinas. Y para que los árboles renacieran y dieran fruto se adornaba el único árbol que permanece verde en invierno en el bosque templado, el pino, símbolo por eso de vida eterna, al que se colgaban imágenes de fruta para mejorar la siguiente cosecha. Se llama “magia contaminante”.

 Felices Saturnalia.

Novedad 2013: No hubo barco para mí en e-book: http://amzn.to/1jmE5tG.   

www.luisgonzalezdealba.com   
Twitter: @LuisGonzlezdeA