Se descubrió que...

La Vía Láctea lanza un surtidor

Las galaxias espirales son remolinos de estrellas. Esto produce una concentración de fuerza gravitatoria y por ende un hoyo negro en sus centros. La explicación es sencilla. Lo es menos el descubrimiento de que las galaxias lancen de sus centros "un alto surtidor que el viento arquea". Sin viento ni arqueo.

Un hoyo negro es gravitación tan concentrada que produce una curva en el espacio-tiempo de la que la "velocidad de escape" debería ser mayor a la velocidad de la luz. La luz es el límite de velocidad. Luego, nada sale. Pero entra toda la materia que se acerca demasiado al "horizonte de eventos" y cae, cae, cae para siempre. Para eso no tenemos imagen los humanos. Nuestro cerebro es producto de la evolución para salvarnos de los grandes carnívoros y nos hizo cazadores, pero no está hecho para más. Por eso es optimista una expresión de Einstein: Lo más incomprensible del universo es que sea comprensible... ¿Lo es? O, como el marino de la antigüedad, vemos el horizonte y suponemos que hemos visto el mundo.

En el centro de nuestra galaxia hay un hoyo negro, con masa de unos 4 millones de soles, producido por la constante caída de materia. Un día toda la Vía Láctea se irá por ese hoyo como agua por el desagüe de un lavabo.

Si nada escapa, ¿cómo se han detectado chorros de partículas de alta energía surgiendo de los centros galácticos? Resultados recientes del observatorio Chandra de la NASA, sintonizado a la longitud de onda de los rayos X, así como del Very Large Array de radio telescopios, muestran que también nuestra galaxia produce un chorro de partículas de muy alta energía y perpendicular al plano de la galaxia.

"Casi todos los hoyos negros supermasivos que hemos podido examinar muestran chorros como respuesta a material gaseoso que cae dentro de ellos", dice Mark Morris, de la Universidad de California en Los Ángeles y co-autor de la investigación. Así que era de suponer que no fuéramos la excepción, como no lo somos en nada. El último número del Astrophysical Journal trae la confirmación.

Una sorpresa añadida: un hoyo en el tejido del espacio-tiempo, además, gira. ¿Respecto de qué? El eje de rotación Sagittarius A*, abreviado Sgr A*, nombre del hoyo negro en el centro de la Vía Láctea "es paralelo al eje de rotación de ésta, lo cual sugiere que gas y polvo han migrado de forma constante hacia Sgr A* por los últimos 10 mil millones de años. Si la Vía Láctea hubiera tenido colisiones con grandes galaxias en el pasado reciente y sus hoyos negros se hubieran mezclado con Sgr A*, el chorro podría apuntar en cualquier dirección".

No es así. Por eso la conclusión es que se produce por la caída de materia de nuestra propia galaxia en el hoyo negro central, atraída por la creciente fuerza gravitatoria. "La firma de energía, o espectro, en rayos X desde Sgr A* es semejante a los chorros que salen de hoyos negros supermasivos en otras galaxias".

Repasemos: una estrella se origina de una nube de hidrógeno que se va concentrando por su propia fuerza gravitatoria. El hidrógeno exterior comprime el interior. Cuando la presión es suficiente, dos hidrógenos se fusionan en helio y se enciende una estrella. Vive en equilibrio de dos fuerzas: la gravitación hacia el centro y la fusión hacia afuera.

Cuando el hidrógeno se agota, la energía de la fusión cesa, las capas superiores de la estrella se colapsan contra las inferiores. Con el colapso hay un estallido que lanza al espacio átomos que, por más intensas compresiones, forman elementos pesados: carbono, hierro, oxígeno. La sustancia de la vida. Si la masa estelar es semejante a nuestro Sol, en el centro se forma una estrella de neutrones: electrones negativos y protones positivos forman neutrones alineados. Pero masas superiores a la del Sol "doblan" el espacio-tiempo y solo queda gravitación: un hoyo negro.

La Vía Láctea presenta un solo chorro y no los dos con sentidos opuestos observados en otras galaxias, "posiblemente porque hay una falta de gas en ese extremo para que el chorro se forme".

Novedad 2013: No hubo barco para mí en e-book: http://amzn.to/1jmE5tG.

www.luisgonzalezdealba.com

Twitter: @LuisGonzlezdeA