Se descubrió que...

'Milenio' Monterrey cree en Santaclós

Las publicaciones de alto nivel científico alcanzan prestigio porque son revisadas por pares: eso significa que la nota sobre astronomía la revisan, rechazan o admiten astrónomos. Lo mismo para cada rama de las ciencias. Y aun así se les van goles. Inolvidables un par en Nature.

Milenio es una publicación no revisada por pares: cada quien se hace responsable de sus pendejadas. Pero podría pensarse que hay alguna sensatez en la mesa de redacción. Yo, como colaborador, no puedo ampararme en mi libertad de expresión para decir que las mujeres pueden ser vendidas, las adúlteras apedreadas a muerte y escarmentada la familia que encienda luces en sábado porque así lo dice la Biblia. Mi libertad de expresión está acotada por el respeto a mis lectores.

Por eso seguimos pasando por algo que se llama mesa de redacción, donde nos corrigen a todos el eterno dedazo o nos llaman cuando hay duda.

Porque hay esa mínima aduana es responsabilidad de la redacción que una columna con título genérico Ciencia y Política informe que "Dios creó al hombre y luego a la mujer". Es la nota "Homosexualidad: defecto o enfermedad", de un tal Luis Eugenio Todd, con mala fama en Monterrey y pensamiento digno de la Hoja Parroquial de Zamora. Todd cita, como prueba de que la homosexualidad es una enfermedad, el manual de una Asociación Estadunidense de Psiquiatría, supongo que es la APA, American Psychiatric Association que eliminó, en el remoto año del Señor de 1974, del siglo y el milenio pasados, la homosexualidad de su listado de enfermedades psiquiátricas. E hizo, por consiguiente, ilegal todo mercado de curanderos. Un año después hizo otro tanto la American Psychological Association.

Esto es que el señor Todd no ha vuelto a leer nada en medio siglo. Y va detrás hasta de los últimos papas, que ya ven la evolución de las especies como la vía elegida por el Creador y no el Génesis, con su Adán y Eva, su ridícula costilla y su manzana. De ahí a creer en los Reyes Magos y Santaclós no hay ni un paso: es lo mismo. ¿Nadie en Milenio Monterrey tiene primaria terminada?

Hace más de 40 años es un delito, fraude médico, toda pretendida "curación" de una enfermedad que no existe para la psiquiatría ni la psicología.

Pero, entonces, si la homosexualidad no es enfermedad, ¿sí es defecto? Que algo sea defecto depende siempre de circunstancias: es un defecto ser rubio si uno es actor que desea el papel estelar en una película sobre Mohamed Alí; medir 1.90 si desea ser jockey ganador de carreras de caballos. Pero no fue defecto para que David llegara a rey de Israel luego de escribir, a la muerte del adolescente Jonatán, hijo del rey Saúl: "Más dulce me fue tu amor que el amor de las mujeres". Tampoco para que Miguel Ángel escribiera: "Yo sé que sabes, mi señor, que sabes/ que vengo por gozarte de más cerca:/ ¿a qué el desdén para que así me acabes?"

O las decenas de sonetos de Shakespeare "a Mr. W.H.", entre los que dice el final del XXVII: "Ya ves, de día mis miembros, de noche mi mente,/ por ti y también por mí no pueden encontrar reposo".

El señor Todd se preocupa: "Y cuidado con los políticos o administrativos que quieran ocupar puestos públicos, pues existe el riesgo, en algunos de ellos, de que los estrógenos los dominen". No hay prueba alguna de que la homosexualidad masculina se deba a hormonas femeninas, pues los hay de tan abundante testosterona como cualquier heterosexual, visible en que son peludos y barbones.

Los estrógenos, que sí dominan en mujeres diputadas, senadoras, gobernadoras y dirigentes de sus partidos no han sido "riesgo" alguno. Ni lo son en Hillary Clinton. Tampoco lo fueron para que Alejandro Magno levantara un imperio, aunque luego debiera repartirlo entre sus generales visto el fracaso de los dos amantes preferidos que abortaban a los 20 minutos. Ni para que Federico el Grande, rey de Prusia, desarrollara las tácticas de guerra y la disciplina que se conocerían como escuela militar prusiana. Y eran tan notorios los gustos del rey que Voltaire, alguna vez su huésped, lo describía amistosamente como "una puta simpática".

Medalla BELISARIO DOMÍNGUEZ 2016 para Gonzalo Rivas Cámara, que salvó cientos de vidas a costa de la suya: #BelisarioParaGonzaloRivas.

www.luisgonzalezdealba.com
Twitter: @LuisGonzlezdeA