La calle

La delgada línea roja

La línea entre delincuencia y lucha social ha sido cuidadosamente esfumada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE): en los estados con peores niveles educativos, Oaxaca y Guerrero, claman en las calles contra una abstracta "reforma educativa" que es muy amplia y compleja para caber en el rítmico grito de unos manifestantes.

¿Qué aspectos de la reforma rechazan? No lo pueden decir porque aún les produce una poca de vergüenza, pero quieren volver a recibir el presupuesto estatal con la nómina multimillonaria de todos los maestros; ser ellos los que hacen la inspección y no despiden al maestro por faltas a clase, sino por faltas a mítines, manifestaciones y campamentos; están contra la evaluación al maestro sin que logren argumentar el motivo. ¿Podría haber alguno? Ni siquiera logro imaginar un caso para que el maestro de Geografía no deba demostrar que está al corriente en los cambios de fronteras: "Ucrania, Lituania, Eslovenia: Haga el favor, maestro, de señalar esos países en este mapa adjunto".

Todo se reduce a que pierden el viejo derecho a vender, rentar y heredar su plaza; a faltar seis meses porque están en un campamento, a dejar escuelas sin agua ni drenaje porque los líderes daban mejor uso al dinero público que corría por sus manos. Decirlo todavía les da vergüenza.

No han podido responder por qué consideran presos políticos a los secuestradores de dos niños, desaparecidos medio año en el fondo de un pozo al que los mantenían encadenados. ¿Cómo podrían gritar eso en un mitin? ¿El derecho al secuestro para obtener fondos para "la causa?

En suma, no logran presentar un pliego de peticiones a la SEP, numeradas y concretas, porque eso les tira la máscara de luchadores sociales y quedan como los torvos propietarios del negocio privado en que convirtieron la educación pública de los niños más pobres en los estados más pobres.

Medalla BELISARIO DOMÍNGUEZ 2016 para Gonzalo Rivas Cámara, que salvó cientos de vidas a costa de la suya: #BelisarioParaGonzaloRivas.

Novedad: Mi último tequila, autobiografía procaz. Cal y Arena.

www.luisgonzalezdealba.com
@luisgonzlezdea