La calle

Hembrismo

Hembrismo no es lo opuesto a machismo: es igual. Consiste en imponerse por la fuerza, agandayar, usar las fuerzas propias de la mujer, que las tiene. Un ejemplo: vi fotos de lo ocurrido en el Metro del DF. Va un padre joven, sin compañía, cargando en un brazo a su bebé de meses, del hombro contrario cuelga una pañalera grande, de seguro no solo pañales, sino biberones, aceites y talcos para la limpieza de su hijo. Va de pie, se sostiene con la única mano libre y con ese brazo controla el balanceo de la pañalera.

Un joven, sentado, lo mira pasar dificultades y hace lo natural en caso de tratarse de una madre joven en la misma situación: se levanta para cederle el asiento al padre con el bebé de brazos. Junto va, de pie, una mujer joven, gorda y treintañera, hablando por celular. Al observar que el padre va a sentarse, adelanta una pierna, empuja y posa sus enormes nalgas en el asiento sin dejar de hablar por teléfono.

¿Qué habría ocurrido si un hombre hace lo mismo a una madre? La indignación entre los pasajeros habría alcanzado extremos. Pero ni el padre bloqueado para sentarse hizo algo, solo sonrió como: “Ya me quitó el asiento”. El que lo cedía tampoco reclamó: “No te lo dejé a ti...”. Nada.

Ocurre que los primates, todos los mamíferos y buena parte de las aves, no sé cómo sea entre reptiles, tenemos un botón que inhibe la agresión a las hembras. Hay quienes lo superan y causan notas en los diarios porque golpean a su mujer. Son muy pocos y son avergonzados por sus actos, además de castigados por la ley.

Por supuesto los humanos tenemos, además, el aprendizaje y las normas sociales. Pero ocurre entre gorilas, perros, lobos, leones, jilgueros: los machos pelean. La perra puede atacar al macho y éste agacha las orejas y aguanta.

Eso ocurrió: el padre joven siguió batallando entre sostener a su bebé, no soltar la pañalera y no caer con todo. Agachó las orejas ante la hembra agresiva que siguió su cháchara.

¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por los normalistas que incendiaron a propósito la gasolinera donde trabajaba?

Cuentos: El vino de los bravos (y unos tequilas), Planeta.

 

www.luisgonzalezdealba.com

@luisgonzlezdea