La calle

Desconfianza entre los 'compas'

No hace falta sonido: la sola foto de la mesa gigante donde se sientan unos sesenta negociadores de la CNTE con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, da idea de que allí no se estaba negociando nada: es materialmente imposible. No parece haber asistido una delegación de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE, sino de todos sus aliados y compañeros de viaje.

Dado que nadie quiere ser un simple mirón cuando está ante "el enemigo de clase", todos exigen turno en el micrófono, así sea para repetir "Como ya dijo el compañero..." y no hubo intervenciones menores a cinco minutos, la primera ronda debió ser de cinco horas: nada más para exponer el tema y antes de negociar algo. Y dada la incapacidad de síntesis en quienes no logran presentar un pliego petitorio con 5 o 6 demandas, más la urgencia de buscar el reflector y la amplificación en los medios de comunicación de sus piezas oratorias, ninguno usó cinco minutos, sino bastante más.

La abundancia de representantes es inversamente proporcional a la confianza que les tienen sus representados y que se tienen entre sí los mismos: a mayor número menor confianza en "el compañero". Ni en ellos confían. Y tienen razón: en Gobernación no estuvo la Coordinadora, sino también sus vigilantes, a veces llamados observadores: quién flaquea en la demolición del Estado burgués, quién admite una coma de razón en el representante de la mafia en el poder, quién demostró que no tendrá derecho a la segunda cita.

Eso pasa cuando las demandas son vergonzosas y deben cubrirse de crema pastelera. La CNTE perdió el control del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, IEEPO, por donde circulan miles de millones de pesos. Eso duele, ¿pero cómo decirlo sin mostrar el cobre de la avidez?

Los bloqueos en veinte puntos impiden el surtido de alimentos y medicinas, mientras los malabaristas trataban de no decir lo único que debían decir: no pasaré la evaluación porque llevo 30 años haciendo las campañas del PRI y es lo único que sé hacer.

Medalla BELISARIO DOMÍNGUEZ 2016 para Gonzalo Rivas Cámara, que salvó cientos de vidas a costa de la suya: #BelisarioParaGonzaloRivas.

Novedad: Mi último tequila, autobiografía procaz. Cal y Arena.

www.luisgonzalezdealba.com
@luisgonzlezdea