La calle

Cambio de fecha para comenzar años

Hoy no ocurre nada: ni es el primer día del nuevo año según la era cristiana (fue el 25 de diciembre), ni da inicio un ciclo astronómico. Los motivos para que el 1 de enero comience un nuevo año se remontan a los romanos, cuando llevaban la cuenta ab Urbe Cóndita: desde la fundación de la ciudad, Roma, ¿hay otra?

Un buen primer día del año sería el primero en que el sol comienza a durar un poco más sobre el horizonte: el siguiente al solsticio de invierno. Los pueblos agrícolas, a quienes enseñó cultivos la Revolución Neolítica (llevada del Oriente Medio a Europa por los hijos de un único ancestro, mío y de ellos, un hombre de hace 20 mil años, encontrado por análisis genético del Genographic Project), debieron observar los ciclos solares para determinar la siembra. Les resultaba aterrador que, desde el equinoccio de otoño, la noche fuera cada vez más larga que el día, hasta la más larga del año, cuando encendían fogatas en las colinas para ayudar al sol, la medicina surtía efecto y el sol se fortalecía: comenzaba a durar un poco más en el cielo. Era la victoria del sol. El sol invicto tenía su fiesta el 25 de diciembre.

Los primeros obispos cristianos, viendo que sus fieles desobedecían la orden de no celebrar al sol pagano, decidieron encimarle el nacimiento de Cristo, Sol de Rectitud. Y ya. Cuando los paganos se rieron porque su fiesta era claramente anterior, los cristianos respondieron que el Diablo es tan diablo que había invertido los tiempos... (La rama dorada, G. Frazer). Pero ni unos ni otros dieron el paso siguiente: hacer primer día del año el día en que el sol comienza a durar más o el dedicado al nacimiento de Jesús, en Belén del reino de Israel.

Como solsticios y equinoccios caen en fechas distintas por uno o dos días, fijar el 25 de diciembre como primer día del primer mes pudo ser la solución. O asociarlo al equinoccio de primavera. Ni Julio César con su calendario, ni el papa Gregorio con su ajuste, hicieron eso. Y así seguimos celebrando un 1 de enero en que no ocurre nada ni en los cielos ni en la tierra.

Medalla BELISARIO DOMÍNGUEZ 2016 para Gonzalo Rivas Cámara, quemado vivo —con nobles fines— por los normalistas de Ayotzinapa: #GonzaloRivasParaBelisarioDominguez.


www.luisgonzalezdealba.com
@luisgonzlezdea