La calle

Belisario Domínguez para Gonzalo

No hay un mexicano vivo con los méritos para recibir el homenaje agradecido del país como el trabajador Gonzalo Rivas Cámara. Igual que Jesús García, el Héroe de Nacozari, Gonzalo Rivas expuso, y perdió, su vida para salvar la de centenares de personas.

El 12 de diciembre de 2011, y como tantas veces antes y después, los normalistas de la Normal Rural de Ayotzinapa okuparon la caseta de pago de la autopista México-Acapulco a la salida de Chilpancingo. Exigían pase automático a plazas de maestro al terminar estudios. Llegó la fuerza pública a desalojarlos pues habían detenido el tráfico para dejar pasar vehículos con pago directo "para el movimiento".

Para enfrentar a la policía decidieron fabricar cocteles molotov: En todas las casetas hay una gasolinera en cada sentido de la circulación. Las de Chilpancingo se llaman Eva I y Eva II. Según testimonio grabado y publicado del gerente de la Eva II, dos jóvenes con camisetas rojas estampadas con el nombre de la normal de Ayotzinapa, exigieron gasolina en un depósito abierto. Se les negó el servicio.

Molestos, cruzaron hacia la Eva I y llenaron el depósito, volvieron a la Eva II y, para tomar venganza de la negativa, la rociaron de gasolina, pusieron el depósito con restos sobre una de las despachadoras y le prendieron fuego.

Las gasolineras deben tener extinguidores. Pero los empleados de Eva II echaron a correr ante la posibilidad de una explosión de los depósitos subterráneos de gasolina. También corrieron asustados normalistas y policías.

El ingeniero en sistemas de cómputo Gonzalo Rivas cerró las válvulas de seguridad, tomó un extinguidor y se dirigió a apagar el fuego. Cuando lo hacía, las llamas alcanzaron el depósito colocado en alto y estalló. Gonzalo quedó bañado en gasolina ardiendo. Agonizó 20 días en el IMSS de Lomas Verdes y murió.

Ninguno de los 43 normalistas asesinados e incinerados en 2014 pudo participar en ese acto porque ese año ingresaron y su novatada fue secuestrar autobuses. Los envió el Comité Estudiantil entre los que sí podrían estar los incendiarios de 2011.

Calculemos los muertos de una explosión que lanza al aire suelo, caseta de pago, coches, autobuses, camiones y todos sus ocupantes. Quien lo evitó se llamaba Gonzalo Miguel Rivas Cámara y debe ser declarado héroe nacional y recibir la medalla Belisario Domínguez. Y es poco.

#Belisario2016ParaGonzalo

www.luisgonzalezdealba.com
@luisgonzlezdea