La calle

En la UNAM ha faltado un Barros Sierra

No entiendo: cuando la huelga de un CGH ya carente de representatividad se alargó por casi 10 meses, la policía intervino para regresar las instalaciones a los estudiantes. ¿Por qué no el auditorio de Filosofía y Letras? Hemos enseñado desde hace casi 50 años un lenguaje resistente a toda comprobación. "La UNAM es del pueblo de México", declaró un okupa a MILENIO. Cierto: faltaría votar: "Levante la mano quien esté en contra". No habrá ninguna porque, en efecto, la Universidad Nacional es del pueblo.

Pero ¿de allí se deriva que "pasen todos a tomar atole"? ¿Lleven sus cobijas a salones, sus anafres a pasillos y privaticen el auditorio con una fonda, vendan "piso", como narcos, a taqueros?

Un rector tras otro ha olvidado la frase con la que el ingeniero Barros Sierra respondió al bazukazo contra la huelga de la Prepa 1: "La Universidad no merecía esto...". Y puso la bandera a media asta. ¿A quién se dirigía? Al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el enloquecido presidente Díaz Ordaz, convencido, creo que sincera aunque paranoicamente, de que era objeto de una conjura comunista.

Sin el rector, al día siguiente del bazukazo paran 24 horas Filosofía y Letras, Derecho, Economía y Ciencias Políticas. Pero al mitin citó el rector. Y luego salimos con él en manifestación alegre y llovida. ¿Ya no hay gente así, carajo?

Hoy viernes está convocado un mitin estudiantil frente a la Rectoría para exigir la salida de las dos generaciones que se han reproducido en el auditorio mayor de la UNAM.

En Facebook dije: "Qué pocos webos hay ahora: ¿No podrían convocar a 10 mil y sacar los okupas a patadas?" Lo hice porque, cuando uno tiene 20 años, no se la piensa mucho y en 16 años varias generaciones de estudiantes han visto el auditorio privatizado en dormitorio, fonda y excusado. Y sí me asombra que nadie haya decidido sacarlos por la fuerza.

Que los okupas tienen molotovs es seguro. Pero todos las sabemos hacer. ¿Pido una batalla campal? No: muestro mi asombro de que no haya ocurrido. Exijo como universitario que el rector abra el cauce a la aplicación legítima de la fuerza. Si el pretexto es la autonomía universitaria, debe aclarar que la violentan los que la convierten en cueva de ladrones, diría Jesús sacando a latigazos los okupas del Templo de Salomón.

Es tarea para la fuerza del Estado. Pero debe haber un rector que pronuncie las palabras de Barros Sierra que deberán fijarse con letras de oro: La Universidad no merece esto...

2016: #LaBelisarioParaGonzaloRivas.

www.luisgonzalezdealba.com
@luisgonzlezdea