Panóptico

“¿Los perritos o las mujeres, Apá?

¿Qué sentiría, apreciable lector, si le dijese que a las 12 del día del próximo 18 de mayo serán degollados 12 cachorros chihuahua en la Plaza Mayor de Torreón?
¿Cómo reaccionaría usted ante tal evento? ¿Se indignaría y volcaría su enojo a través del Facebook y del Tuiter? ¿Exigiría a las autoridades que intervinieran para evitar tal desatino?¿O acudiría a la Plaza Mayor para evitar el “perricidio”, y de ser posible, tomar justicia con sus propias manos?
En Gómez Palacio y Lerdo existe un violador en serie que ha cometido 55 violaciones a mujeres en 2014.


El 21 de abril pasado, “una joven fue atacada en la colonia Del Valle en Lerdo, ante los ojos de su sobrina de tan sólo siete años. El violador en serie las obligó a dirigirse a una finca abandonada para meterlas a una de las recámaras. Ahí, el sujeto abusó sexualmente de la joven, mientras ella trataba de cubrir a su sobrina para que no fuera atacada. Tras el abuso sexual, el sujeto las obligó a que lo llevaran a su casa, donde robó dinero, joyas y tarjetas de crédito”.
El 26 de abril, Sonia Garza, Fiscal General de Durango, sólo reconoció 21 denuncias por violación. Ese día, Roberto Flores Mier, Secretario de Seguridad Pública Estatal, aseguró que la distancia entre el Grupo Especial de la DEI y el violador seriales muy corta.


Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública apuntan que en Durangohay 70 delitos de violación en el estado. De éstos, la Vice Fiscalía de la Región Laguna reconoce 40 al mes de marzo. Y la Fiscal, Sonia Garza, en contradicción con estas cifras y otras aportadas por ella misma, aduce 41 denuncias.


¿Qué opina estimado lector de esta “violación institucional” del aparato de procuración de justicia duranguense, que a partir de un manejo mediático contradictorio elude su responsabilidad de proteger las garantías individuales de la mujer y detenera su violador?


El pasado 14 de abril, 276 niñas fueron secuestradas de su internado al norte de Nigeria por el grupo terrorista islámico BokoHaram.
Su líder, AbubakarShekau, sostiene que “las mujeres deben estar en casa cuidando de los niños y de sus maridos, no en la escuela para aprender a leer y escribir”; e inició su venta como esposas o esclavas en la frontera con Chad y Camerún por doce dólares.


Los Obispos de Nigeria están “avergonzados” por cómo el estado gestiona la liberación de estas niñas.


¿Qué diferencia encuentra, estimado lector, entre esta “violación institucional” de  las niñas nigerianas y la anterior?
¿Se siente usted más reflejado en la tragedia posible de los cachorros Chihuahua o en la tragedia real que viven las mujeres de Gómez Palacio y Lerdo acompañadas por las niñas de Nigeria?
¿Los perritos o las mujeres, Apá?


canekvin@prodigy.net.mx