Panóptico

“¿Más claro? Ni el agua”

¿Qué dijo, más allá del discurso, Enrique Peña Nieto este sábado en el evento “Unidad para Continuar la Transformación de México”, ante 10 mil priístas en la sede del PRI nacional?

El pretexto era la presentación del balance de la gestión de César Camacho Quiroz como presidente del CEN del PRI, de cara al proceso de renovación de la dirigencia nacional que tendría lugar el próximo mes de agosto.

La razón era reafirmar el liderazgo de EPN ante la exigencia de fortalecer un proyecto de Estado transexenal ligado a la visión priísta. 

Con su presencia, gobernadores, secretarios de Estado, senadores, diputados, presidentes municipales y veteranos líderes sindicales, en el mejor estilo de los años 50, confirmaron su apoyo incondicional a Peña Nieto.

¿Qué les respondió éste, más allá del discurso? “Regresemos a las universidades y despertemos el entusiasmo de la juventud”, porque ahí existe un filón de oro electoral que estamos desperdiciando.

Por enésima vez, para efectos mercadotécnicos, renovemos “la misión ética y social en favor de los menos favorecidos”.

Y de ser posible, hagamos del PRI “un partido solidario, que procura a los adultos mayores y abre oportunidades a las personas con discapacidad”.

Cuidado México, (nos previó Peña Nieto, para referirse a Andrés Manuel López Obrador), “hoy la sombra del populismo y la demagogia amenaza a las sociedades democráticas del mundo”.

Y nos recordó de las consecuencias (en Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina) “países que se consideraban democracias consolidadas, porque tenían una sociedad civil fuerte, medios de comunicación independientes e instituciones sólidas, hoy han dejado de serlo a causa de liderazgos irresponsables”.

A la par, exigió a sus correligionarios disciplina partidista, porque, “aunque algunos se adelanten al calendario electoral 2018, para los priístas estos son tiempos de trabajar y de cumplirle a México. Hoy no hay espacios para proyectos personales, hoy es momento de un proyecto de nación”.

Y subrayó, para cerrar:  “Es momento de ‘unidad para continuar la transformación de México’, ”con Manlio Fabio Beltrones (el más aplaudido en el evento, después dePeña Nieto), con César Duarte o con  Enrique Martínez a la cabeza del PRI. 

¿Más claro? Ni el agua. 



canekvin@prodigy.net.mx