Panóptico

“#Yaséque Noaplauden”

“¡Aplausos! ¡Aplausos!”

Memo Ríos



El pasado martes, el Presidente Enrique Peña Nieto anunció 8 acciones para prevenir la corrupción, e indagar conflicto de intereses en la compra de sus casas. Terminada su alocución, su auditorio compuesto por periodistas no aplaudió sus palabras. A lo que Peña Nieto reviró: “Ya sé que no aplauden”.¿Por qué esperar aplausos? ¿Los reclama su investidura o su incapacidad para gobernar? ¿Los exige el poder que presume tener o la realidad convulsa e incierta que vive el país y lo contradice?Las 8 acciones anti corrupción son limitadas. El primer conflicto de interés surge de nombrar a un incondicional de Luis Videgaray como el nuevo titular de la Secretaría de la Función Pública. ¿Qué autonomía tendrá Virgilio Andrade para acusar e imponer pena alguna por de conflicto de intereses, al Presidente? ¿Cómo imaginarlo si además, la misma Secretaría de la Función Pública depende del Ejecutivo?¿Cómo ratificar la veracidad de la investigación que realizará Virgilio al Presidente, si la misma no se hará pública? O, si lo fuera, y hubiese conflicto de interés, éste no sería juzgado por ello, porque bajo la jurisdicción actual sólo puede serjuzgado por traición a la patria o delitos graves del orden común.El Coordinador de la Red por la Rendición de Cuentas, Mauricio Merino, y el Director Ejecutivo de Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez, coinciden en señalar que las 8 acciones componen un discurso hueco sin fundamento legal, al no ir acompañadas de cambios en la Ley de la Administración Federal. Peña Nieto anunció 8 acciones ejecutivas sin consecuencia alguna por actos corruptos de funcionarios públicos.Las desliga, por interés propio, del Sistema Nacional Anticorrupción. Y dejaa una Secretaría “mermada en sus facultades”,la tarea de implementar dichas acciones. El truco es evidente: Reactivar una Secretaría débil con un Secretario “a modo” para limpiar las culpas de Peña Nieto sin posibilidad de castigarlo. Y todavía se queja porque no le aplaudieron; mientras la nación cruzada de brazos lo observa encaboronada.Por ello, a pesar de Carmelita Salinas, Memo Ríos no aplaudió. 


canekvin@prodigy.net.mx