Panóptico

“¿Y la Violencia?”

¿Cómo explicar los hechos violentos que ocurren en nuestra Comarca cada día? Los moralistas, psicólogos, historiadores, economistas y sociólogos, como el personaje Rashomón, de la película del director japonés Akira Kurosawa, verían los hechos violentos desde su respectivo ángulo sin poseer la verdad final.Empero, ¿por qué es importante reflexionar sobre la violencia? Por el desconocimiento que tenemos de sus orígenes y sus consecuencias para nuestra vida en sociedad. Tal ignorancia define la reacción de la familia, la escuela, la iglesia, los partidos políticos y del gobierno: Se le fustiga con la condena moral y/o la solución punitiva. Nada más.De ahí surge una tendencia ominosa: Se le confiere al sujeto marginal pobre, el monopolio de la violencia o auto violencia en todas sus facetas. Como si la violencia discriminase clase social, edad, escolaridad o género.Cuando hablamos de violencia intrafamiliar, se piensa en familias de clase trabajadora de las colonias Zaragoza o Las Carolinas. ¿Por qué no pensar en familias de Los Ángeles o San Luciano? Igual sucede, cuando se menciona la violencia derivada del alcoholismo y drogadicción entre jóvenes adolescentes. El primer pensamiento es: “Deben ser pandilleros,” de Tierra y Libertad o Plan de Ayala. ¿Por qué no pensar en los jóvenes de Senderos o Torreón Jardín? Cuando hablamos de pandillerismo y violencia sucede algo parecido: La mente viaja como de rayo a la Maclovio Herrera o La Durangueña. Pero, ¿por qué no viajar al Campestre la Rosita o Granjas San Isidro?¿Por qué no pensar que ambos fenómenos también pueden involucrar a jóvenes de la UAdeC, UANE, ULSA y del ITESM? En suma, todos estamos sujetos a ejercer o sufrir la violencia en sus distintas facetas: Política, institucional, económica, social, civil y privada o familiar. Sin excepción.Por eso: ¿Qué conduce a los individuos a ser o no violentos? ¿De qué maneras las instituciones sociales responden o previenen la probabilidad de la violencia? ¿Cuál es su efectividad para prevenirla o reducirla? ¿Cuáles son las consecuencias sociales de la violencia en sus diferentes ámbitos de lo social? ¿Cómo prevenirla o controlarla? ¿Cómo involucrar a Gobierno y ciudadanía en tal responsabilidad?Las posibles respuestas a éstas preguntas permitirían impulsar el estudio teórico de la violencia social en sus diferentes manifestaciones; y proveer de metodologías de acción, a dependencias gubernamentales y no gubernamentales para guiar su trabajo de prevención y/o control de la violencia en sus ámbitos de responsabilidad.Es urgente relacionarnos con la violencia de manera pro-activa, racional, responsable y participativa. So pena de alimentar con nuestros miedos una sociedad paranoica, que continuará pulverizando nuestra posibilidad de vivir en sociedad.



canekvin@prodigy.net.mx