Panóptico

“Violencia Mediática”.

Existe la violencia que sangra en torrentes, por las avenidas de muchas ciudades de nuestro país.

Es la violencia parida por la irracionalidad de un Sistema que pensó derrotar a Gulliver con una resortera como arma y seis granos de arena cual munición.

Esta violencia es amplificada por los medios de comunicación; que en su gran mayoría, sin rubor ético, medran económicamente con la situación.

¿Sabrá alguien la cantidad de millones de pesos que éstos han obtenido, al ensangrentar sus páginas, sus pantallas o sus ondas radiofónicas?¿Quién lleva la cuenta de ese afán mercantilista, que ha cobrado la vida de inocentes; o, catalizado la guerra entre distintos cárteles? ¿Cuántas veces su propia voracidad, no ha puesto en riesgo de muerte a sus propios reporteros?¿Quién habrá registrado los niveles de angustia y temor que provocan a los mexicanos sus encabezados estridentes, sus imágenes amarillistas o sus voces escalofriantes? ¿Quién ha ponderado el impacto psicológico sufrido por los niños de esta generación?La violencia, resultado de la guerra contra el narcotráfico y crimen organizado, estalla de diferente manera en Tamaulipas o en Jalisco.

Empero, la violencia mediática nos apresa a todos para construir una percepción puntual: “Usted puede morir a la vuelta de la esquina o ser secuestrado.

Si no fuera usted, será algún familiar o persona cercana”.

Este tipo de periodismo genera “un espíritu de paralización de la capacidad humana para responder a los desafíos que presenta la construcción de un mundo donde deseamos, todos, vivir en igualdad de oportunidades y derechos”.

Más aún, estos medios de comunicación no pueden abandonar, a la primera de cambios, su marcada tendencia a lucrar con la tragedia humana; y mucho menos, “ser capaces de decirle a la sociedad la verdad cruda de lo que pasa, sin volverse involuntariamente voceros de los intereses de la violencia criminal, uno de cuyos objetivos es aterrorizar”.¿Cuándo optarían estos medios por un periodismo sustentado en la investigación de soluciones; capaz de reinventar “la capacidad de comunicación y de información en cuanto a fuerzas movilizadoras de cambio” de nuestro país. Cuando el dinero les importe menos que el lector, el radioescucha y el televidente.

Cuando el dinero les importe menos que el futuro del país. 


canekvin@prodigy.net.mx