Panóptico

“Tentándole el Agua a los Camotes”

Enviada por el CEN del PRI, aterrizó en Coahuila la empresa encuestadora Mitofsky del 22 al 25 de abril de 2016. Su objetivo era “tentarle el agua a los camotes” de la carrera por la gubernatura de 2017.

El 65% de los coahuilenses divide su identidad partidista entre el PRI (37%) y el PAN (28%). Un 20% es apartidista o afecto al voto útil que iríaal PRI, al PAN u cualquier otro partido, inclusive independiente.

De manera consistente, el coahuilense prefiere un priísta (46.4%) o un panista para gobernador (36%). La diferencia entre ambos de 10.4% se reduciría si el PAN fuera exitoso para unificarse a su interior y estableciera una política de alianzas con otras fuerzas políticas.

El PRI sumaría a su 46.4% el porcentaje de sus aliados históricos: El Partido Verde con 1.4%. PANAL con 0.6%. Partido Primero Coahuila con 0.9% y Encuentro Social con 0.3%. El total es: 49.6% de preferencias electorales.

Por su parte, el PAN agregaría a su 36% las municiones de sus posibles aliados: El PRD con 5.6%.  Movimiento Ciudadano con 0.8%. UDC con 1.3% y el 3.8% de candidatos independientes. El total sería: 47.5% de preferencias electorales.

De esta manera, en las elecciones de 2017, habría un empate técnico entre el PRI y el PAN.

Para que eso suceda, en el caso del PRI deben cumplirse dos condiciones. Primera: Mantener un candidato de unidad sin fisuras en torno a la figura de Miguel Riquelme, quien es el candidato priísta preferido por todos los electores (43%), por los priístas (43%) y por los independientes (36%). De acuerdo a esta encuesta, Riquelme es el candidato priísta que ganaría por un mayor margen (14 puntos) a Guillermo Anaya, el panista mejor posicionado.

Segunda: Consolidar la alianza histórica PRI-partidos “morralla” por los triunfos obtenidos, por ejemplo, en las dos elecciones pasadas en Torreón.

¿Cómo mantendría el PAN su competitividad para alcanzar el empate técnico en 2017? Cuando parece maldecido por su incapacidad histórica para unirse a su interior. O, para establecer alianzas exitosas.  Esos son sus mayores retos, que incluye el esencial: Eliminar el estigma de saber que el enemigo más poderoso del PAN, no es el PRI, sino el mismo PAN.

Mitofsky vino a Coahuila a “tentarle el agua a los camotes” y se quemó las manos. La próxima vez tendrá que usar guantes térmicos. 


canekvin@prodigy.net.mx