Panóptico

“Siempre tu, tu Siempre en mi Mente”

Sobre la urna de las cenizas del Divo de México, que reposan en un Salón del Palacio de Bellas Artes, está una carta. El sobre es amarillo, de gran tamaño, con lentejuelas que forman las iniciales JG. Una rosa roja reposa a su lado. La misiva será leída durante el homenaje. Este es su contenido.

“Tu estarás siempre en mi mente Quique (Peña Nieto) porque aunque fui priísta, nunca te perdonaré no haber legalizado el matrimonio igualitario, y debilitar más, con esa decisión, la laicidad del Estado mexicano.

Tu estarás siempre en mi mente Milín (Emilio Gamboa Patrón, Senador priísta), porque no puedo perdonarte papá, cuando aconsejaste al Quiquío no legalizar el matrimonio igualitario ante la embestida de la Iglesia Católica? ¿Tuviste miedo tu, el “protector de una red internacional de pederastia y pornografía infantil que opera en México, según Lydia Cacho?”

Tu estarás siempre en mi mente Betillo (Norberto Rivera, Cardenal y Arzobispo Primado de México) porque compartes con el Obispo Carlos Briseño, la estupidez de que “el matrimonio igualitario destruye todo alrededor favoreciendo el cambio climático.” O porque tu crees q    ue “el cuerpo humano no está diseñado para la relación homosexual, porque el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler”. ¡Eres un prodigio divino, Betillo!

 

¿Olvidaste que Alberto Athié, activista anti-pederasta, asegura que “México tiene  a los pederastas más crueles e importantes de la Iglesia. Todos impunes y libres, gracias a un mecanismo protector, diseñado desde la Santa Sede, que les permite encontrar en el clero, el lugar perfecto para violar niños”? O preferiste ignorar que tu mismo, Betillo, has sido acusado de proteger a esos pederastas. ¿Cómo perdonarte mi rey bendito cuando escupes fuego y defecas agua bendita?

Mi Pueblo mexicano, tu estarás siempre en mi mente porque a pesar de tu machismo me adoraste como yo a ti, sin reserva alguna, desde nuestra humanidad. Por ello, tu como mi madre, siempre serás mi amor eterno en el cual no hay nada que perdonar.


canekvin@prodigy.net.mx