Panóptico

“Secretario de Hacienda: 9 Requisitos”

A Luis Videgaray Caso


¿Qué se requiere para ser Secretario de Hacienda y Crédito Público en nuestro país? Por lo menos, los siguientes nueve requisitos:Primero: Ser economista con doctorado de las universidades de Chicago, MIT, Stanford, Pensilvania, o al menos, como Ernesto Cordero, tener un parecido con un personaje popular como“Mister Bean”.Segundo: Diseñar pronósticos sobre la economía mexicana desde un cuarto oscuro, sin ventanas y con un par de lentes Ray Van bien puestos. Más allá de la ceguera, la soberbia ayuda para matizar dichas predicciones.Tercero: Tener facilidad innata para generar metáforas de sensibilidad extrema: “México tendrá un catarrito por la crisis en Estados Unidos”; “la pobreza es un mito genial”; “con seis mil pesos mensuales el mexicano vive con lujos”; “a pesar de todo, creceremos más que la mayoría de los países de Europa, que Estados Unidos y muchos de América Latina”.Cuarto: Creer que la economía nunca está en fase recesiva sino siempre en baja aceleración.Para ello, es importante nunca olvidar que,  “desaceleración es cuando mi compadre pierde la chamba. Recesión es cuando la pierdo yo”. Quinto: Sostener que nuestras crisis económicas son siempre el resultado de la desaceleración de la economía norteamericana, la volatibilidad en los mercados producida por la Reserva Federal en Washington o la caída de precios en Pemex; para nunca aceptar errores nuestros, como una reforma fiscal que desalienta el ahorro, limita el consumo, castiga al contribuyente cautivo, impulsa la informalidad, propicia una baja competitividad, genera incertidumbre al inversionista y no fortalece el empleo.Sexto: Reproducir el modelo económico que perpetua una realidad en la cual, “el 1.2 por ciento de los mexicanos puede tener el 43 por ciento de la riqueza total”; mientras, “existen 96 millones de mexicanos pobres”. Esto les obligará a recordar que su amo es el gran capital, no el resto de los mexicanos.Séptimo: Tener como mantra en su meditación diaria: “El crecimiento económico nunca será incluyente, nunca salpicará a todos los mexicanos, sólo a pocos, muy pocos”. O, en su defecto: “Los indicadores macro económicos siempre estarán por encima de los indicadores de la economía familiar. Siempre por encima. Siempre”. Octavo: Saber que la crisis económica nunca afecta el comportamiento político de los mexicanos al momento de votar; porque siempre habrá maneras de comprar el voto de las masas empobrecidas.Noveno: Tener en su despacho una fotografía de José López Portillo, último Secretario de Hacienda que llegó a ser Presidente de la República, con su legendaria frase al calce: “Defenderé el peso como un perro”. No podrán faltar las veladoras blancas prendidas, las hierbas de la buena suerte depositadas en cazos de barro negro de Oaxaca e incienso de copal.  ¿Qué otro requisito faltará, apreciado lector? Añádalo, por favor. 


canekvin@prodigy.net.mx