Panóptico

“Baby Roger la Ardilla, el Cañón de Fernández y el falso Budista”

Primera toma.


El hijo de 16 años de Guillermo Anaya Diputado Federal panista es acusado de “matar a pelotazos, a la ardilla llamada Baby Roger, emblema y residente adjunto de las canchas de tenis” del Club Campestre de Torreón.

Anet Silveyra Dingler, presidenta de Huellitas de Amor, dijo que “se trataba de una ardilla bien conocida entre los socios del Club, (porque) salía a saludar a las personas, (y) esa misma confianza que tenía con los humanos, la llevó a caer en manos de este adolescente que finalmente la mató a pelotazos”. 

Silveyra Dingler habló con Julián Alba, administrador del Club, para exigir una sanción ejemplar contra el joven, y se entrevistará con Emilio Darwich, Procurador del Medio  Ambiente Estatal, para aplicar la Ley de Protección Animal hasta sus últimas consecuencias.


Segunda toma.

Este sentimiento de indignación rebasó las fronteras del Campestre para hacerse viral en redes sociales más allá de Torreón. 


Tercera toma.

Mientras Baby Roger expiraba, Pro Defensa del Nazas, Organización de la Sociedad Civil, defensora del área protegida del Parque Estatal del Cañón de Fernández sufría otro ataque de Roberto Valdepeñas Cortázar, autodefinido como Budista Bön. 

Hombre de poder ilimitado, desde 2009, ha desarrollado una serie de actividades ilegales y modificaciones no autorizadas dentro del área natural protegida que han afectado la estructura de vegetación a través de infraestructura no permitida. 

Su objetivo es “desarrollar un conservacionismo empresarial hueco”, que utilice a los pobladores como peones al servicio de una ganancia económica multiplicada. 

Hoy, Valdepeñas, escudado en Ecocañón, AC., y en el caso de la carta abierta publicada en medios impresos locales, protegido por las firmas de un Comisariado Ejidal, 3 Jefes de Cuartel y el dueño de un restaurante de la Presa, exige transparencia a Pro Defensa del Nazas en el manejo del Parque Estatal.

Mediante calumnias aderezadas de difamaciones busca suplantar a Pro Defensa como administrador del Parque desde 2001, para que Ecocañón asuma su lugar. En fin, una raya más al Budista Bön que no desvía de su camino a Pro Defensa del Nazas.


Colofón.

¿Qué pesa más, estimado lector?  ¿El asesinato de Baby Roger, o la defensa irrestricta del Cañón de Fernández contra este enloquecido y mal llamado Budista Bön? 


canekvin@prodigy.net.mx