Panóptico

“¿Quo Vadis, Rubén?”

¿A dónde vas, Rubén? Es la pregunta, ante tus esfuerzos por hundir tu huella en el curso de la historia. Cual salmón que lucha contra corriente, has realizado apuestas a largo plazo: Hacer de Coahuila líder en transparencia y rendición de cuentas, en derechos humanos y en desarrollo económico, a partir de la explotación del Gas Shale en la Cuenca de Burgos.Tu mantra ha sido: “Orden, responsabilidad y disciplina”, para deslindarte de manera sutil, nunca contundente, del sexenio de tu hermano Humberto, en el cual, tu sugieres, reinó “el desorden, la irresponsabilidad y la indisciplina”.Pero tu lo sabes, ambos están unidos por un mismo destino trágico bajo el escrutinio de dioses inmisericordes. ¿Cómo desligar al uno del otro, cuando la sangre y el poder los ha unido de manera entrañable? ¿Cómo separarlos, si hermanados han compartido triunfos y derrotas? ¿Cómo entender al uno sin el otro? Imposible.Por ello, tu deslinde, es frágil, y por tanto, no creíble. Quizá por ello, desde el circo romano, sectores de clase media y alta, con pulgares hacia abajo, te condenan como corresponsable de la megadeuda. Y te exigen a gritos que enfrentes a los culpables directos con las bestias de la justicia para que los despellejen vivos.Sin embargo, entre la censura y el griterío, tu elegiste gobernar con “orden, responsabilidad y disciplina”, porque no era factible entregar el corazón de tu hermano que, a pesar de ocasionales diferencias, palpita con el tuyo desde siempre.Esta debilidad, más la falta de dinero, han hecho más difícil tu gobierno para hacerlo verosímil. La sentencia y la bulla, desde el circo te alcanzan y te interrogan: ¿Cómo creerte, si eres parte de lo mismo?Tu, contra corriente, has enfrentado el desmoronamiento de tu Gabinete Legal; has reestructurado la deuda; has asumido derrotas electorales significativas, y has batallado para persuadir a los coahuilenses de tu efectividad para generar empleo y mejorar la seguridad pública. Y has ido  más allá: Fiel a tu vocación jurista, has diseñado un modelo de sociedad futura a partir de la reestructuración jurídica de nuestra Constitución.Empero, tus adversarios, más los heredados por Humberto, no duermen. Ellos trabajan tu debacle en las próximas elecciones intermedias para dificultar tus tres últimos años de gobierno; minar tu capacidad para negociar con Peña Nieto tu sucesor a la gubernatura en 2017; y dificultar tu salida como gobernante.El más importante de tus enemigos tiene nombre y apellido: Enrique Martínez y Martínez, quién utilizará el poder de SAGARPA para cumplir su objetivo.La pregunta es: ¿Quo Vadis, Rubén? ¿A dónde vas? Acaso, ¿a esperar con Humberto el juicio de los dioses inmisericordes? 


canekvin@prodigy.net.mx