Panóptico

“Participación Ciudadana: ¿O No?”

El día de hoy, a las 10am habrá un “Foro Ciudadano” para analizar y mejorar con el concurso de distintas voces de la sociedad civil, el Reglamento de Participación Ciudadana elaborado por el Cabildo de Torreón.

Este foro surge en el contexto de una incomprensión medular, por parte del alcalde Miguel Riquelme, sobre el papel de la ciudadanía organizada para fortalecer su gestión de gobierno. Su record en la materia habla por sí mismo: Distingue la participación ciudadana en “real”, o formada por “lobos vestidos de ovejas”. E implementa Consejos Ciudadanos “patito” en cultura, deporte y transparencia. 

Es comprensible. Riquelme proviene de una cultura de militancia partidista que entiende la participación ciudadana de manera binaria: “O está conmigo, o contra mí. Si está conmigo es bajo mis reglas para servir mis intereses. Si no, es politiquería de la oposición”.

Miguel no entiende que la participación ciudadana es un derecho humano en el cual, el Estado, representado por el, está obligado a garantizarla y el ciudadano es responsable de ejercerla.

Algunas OSC tampoco cantan malas rancheras. Desde su indignación e impotencia por la falta de respuesta de las autoridades, se radicalizan; personalizan el conflicto, proponen soluciones confrontativas,  atacan la posición, no los intereses, de la autoridad y ofrecen soluciones únicas sin opción alguna .Para ellas, al igual que para Riquelme, todo es blanco o negro.

De esta manera, queda un alcalde blindado a la diversidad ciudadana que apuntale su gobierno y, restan las OSC cicladas en su extrema indignación. Uno en cada extremo, sin puentes de diálogo para resolver el conflicto que les divide.

¿Cómo, a partir de este conflicto, puede edificarse una pedagogía de ida y vuelta, en la cual, autoridades y ciudadanos, aprendan a reducir la asimetría de poder que les separa, y puedan avanzar en la ciudadanización del poder público municipal?

La versión final del Reglamento debe responder de manera afirmativa a esta pregunta; so pena, de ser un simulacro más en el camino. 


canekvin@prodigy.net.mx