Panóptico

“El PA(N) ELLA”

Durante las campañas electorales, los candidatos, por su afán de obtener votos, “mastican fierro”, “escupen fuego” o “caminan sobre brasas ardientes”: Este es el caso de los candidatos panistas a Diputados Locales que en fecha reciente publicitaron su adhesión a ELLA, y por ende, a su objetivo de formar el Estado de La Laguna.El choque de estrategias electorales es evidente: Mientras ELLA publicita por redes sociales y espectaculares, “Vota por ELLA no por ELLOS”; los ternuritas panistas imploran al elector que voten por ELLOS no por ELLA. Aunque desesperados afirman que “el voto por ELLA no será un voto perdido”. Esta colisión política se extiende a terrenos éticos, porque ELLA adopta una posición de superioridad moral respecto a la clase política; que define, como “dinosáurica y proclive a servirse a sí misma”. ¿Cómo restaurar esta incongruencia que confronta a un maniqueísmo ciudadano versus un oportunismo partidista? Difícil. Porque votar por ELLA, nulifica el voto y apuntala la fuerza de la estructura territorial priísta, rejuvenecida ahora, por el trabajo de Miguel Riquelme y Rubén Moreira. ¿Se imaginan ELLA y el PAN poner votos en bandeja de plata a los priístas? ¿O harán de la ternura un carnaval brasileño?Cierto. ELLA tiene 385 mil firmas de laguneros que respaldan su propuesta. ¿Cuántos de éstos votarán por ELLA o por el PAN? Difícil saberlo, porque ELLA es un listado de individuos agrupados en torno a una causa muy sentida por amplios sectores laguneros.Empero, ELLA no es un movimiento social estructurado, que responda de manera puntual a las exigencias políticas de sus liderazgos. Por ello, ¿cómo pueden asegurar que un porcentaje alto de laguneros inscritos en su padrón votarán por ELLA o por el PAN, a partir de esa alianza electoral implícita?¿Cómo influir en esos torreonenses, si sólo son parte de un listado inconexo, no de células, comités, consejos ogrupos ligados a una estructura organizativa?¿Cómo puede imaginar ELLA o el PAN, que muchas de esas personas integradas al círculo vicioso del clientelismo electoral, que les asegura un bienestar mínimo, doblarán sus exigencias para sobrevivir por atender los llamados a votar por ellos?Más aún, ELLA debe entender que mantener una causa basada en la pura indignación o el abandono, comprensibles y justificables, no es suficiente. También se requiere bajar de las cúpulas para hacer un trabajo organizativo de base, amplio e incluyente. Y desplegar así, un esfuerzo humilde y autocrítico,que nos permita diseñar con la inteligencia ciudadana, de todos y cada uno de nosotros, el Estado de La Laguna que queremos heredar a nuestros hijos.Mientras eso sucede: ¡Qué sirvan la PA(N)ELLA fruto de la confusión y del oportunismo electoral! 


canekvin@prodigy.net.mx