Panóptico

“El Otoño de Rubén”

El poder tiene ciclos implacables. Se desgasta y muere como la vida misma. Rubén Moreira inicia el otoño de su gubernatura con una doble preocupación: Cerrar su gobierno de la mejor manera posible y nombrar a su sucesor en la gubernatura.La inminente llegada de Víctor Zamora a la Secretaría de Gobierno tiene esa intención. Sin embargo, aún con la capacidad probada de éste, los retos son monumentales, y se tornan más difíciles por la falta de credibilidad del Gobernador.Seis temas definen la agenda política del otoño de Rubén: La despenalización del aborto, los desaparecidos, la tragedia de Allende, la obra pública y el empleo, la inseguridad y la explotación del Gas Shale en la Cuenca de Burgos. La lucha política para la próxima gubernatura se dará por debajo de la mesa, sobre la cual, estará la definición de estos temas.Rubén utilizará la despenalización del aborto como una cortina de humo para socavar la importancia de los otros asuntos. La mecánica será simple: Agitará las vísceras del coahuilense católico para confundirlo. Utilizará las hordas priistas para enarbolar la causa y confrontar a los opositores. Traerá expertos internacionales para apuntalar y realzar como progresista y necesaria su decisión. Manejará a funcionarios públicos y medios de comunicación afines para validarla. Y finalmente, utilizará al Congreso para aprobarla con la abstención panista.¿Por qué utilizar la liberación del aborto como un distractor? Porque Rubén sabe que la deuda económica heredada por su hermano Humberto, por 35 mil millones de pesos, más la deuda moral que tiene con los familiares de los desaparecidos en Coahuila y en Allende no tienen salida. Está obligado a administrar ambos problemas durante los próximos tres años: Dándoles largas, nombrando comisiones para investigarlos, modificando cifras, perdiendo y encontrando documentos, invitando a expertos sobre el tema, teniendo reuniones interminables, publicitando los avances logrados, etcétera. Ir al fondo de cada deuda para esclarecerla hasta sus entrañas, cimbraría el sistema, al revelar la red de relaciones que por decisión u omisión las hicieron posibles en su momento. Y con ello, tendría que llegar hasta su hermano Humberto. Lo cual, es imposible.Bajo esta distracción, también quedarían difusas las cifras relacionadas con obra pública, empleo e inseguridad; así como el quién (o quiénes), el cómo, con cuánto, el cuándo y el dónde se explotará el Gas Shale en la Cuenca de Burgos.Noqueados los coahuilenses por un tema abortista, soslayarán los temas fundamentales para su presente y su futuro. A menos qué Rubén, por razones electorales, difiera o cancele su decisión de despenalizar el aborto.Si insiste, Rubén podría acelerar la llegada de su invierno en el poder, lo cual dificultaría su cierre de gobierno, y haría imposible nombrar a su sucesor. El otoño no está para bollos. 


canekvin@prodigy.net.mx