Panóptico

“Los Neopolíticos”

Los neopolíticos llegaron para quedarse; caminan con el PAN, el PRI y el PRD de manera indistinta. ¿Quiénes son ellos? Los mercaderes de la política. ¿Cómo movilizan a la ciudadanía en campañas electorales? Combinan el regaderazo publicitario, el acarreo sistemático de votantes y la compra del voto. Ellos utilizan estas prácticas para revertir su baja representatividad y la indiferencia ciudadana por los asuntos públicos. Y ofertan la política como Sabritas o Coca Cola: cual mercancía. Porque no ven al ciudadano como sujeto político, capaz de raciocinio y elección consciente; sino como simple consumidor, sujeto al influjo y designio de la publicidad.  ¿Por qué nuestros partidos políticos no pueden llegarle a la gente sin recurrir a estas prácticas? Porque su perspectiva, de fuerte tufo mercadotécnico y publicitario, apuntalada por un público deseoso de consumir, les impide construir, aún cuando lo intentasen, un diferente tipo de política. Obtener el poder les nubla su mente para pensar más allá de lo pragmático e inmediato. Un ejemplo de política alternativa, enfatizaría el conocimiento de tres elementos cruciales: Los saberes de la gente común; las maneras cómo y porque ésta gente se articula en movimientos sociales –explícitos o implícitos-, y la posibilidad de colaborar a su autogestión organizativa. La perspectiva neopolítica observa al elector potencial de Coahuila u Oaxaca, a través de estudios de mercado. El frío lente de las cifras indica tendencias estadísticas por sector, ciudad y región; pero nunca refleja los sentires, pensares y decires de la gente común; o sus formas histórico-cotidianas de comprender el asunto de la política. Mucho menos su etapa de consciencia cívico-comunitaria y sus necesidades más reales. Esta aproximación cuantitativa, tampoco percibe el enramaje de movimientos sociales, que de una manera abierta o soterrada existen en territorio. No me refiero a los movimientos oficiales o institucionales sino a los subterráneos. De los cuales, un ejemplo son los jóvenes marginales pobres. ¿Cómo integrar al joven marginal pobre a su colonia, ciudad o estado, si se desconoce su punto de vista y el contexto de las dinámicas sociales que lo determinan como tal? El neopolítico no tiene interés por conocer al ciudadano como gente que piensa y siente al interior de sus dinámicas histórico-culturales; por ello, no está preocupado por apoyar el desarrollo de su capacidad para ser autónomo en la satisfacción de sus necesidades económicas, políticas y culturales. La centralización Estatal, dogma de fe para los neopolíticos, recicla la dependencia ciudadana como forma de control. Por ello, mientras los programas sociales cortan intentos de autogestión ciudadana, los índices de ingobernabilidad crecen y la inseguridad pública aumenta. Los neopolíticos niegan a los mexicanos, en particular a los más pobres, su espacio estratégico como coorganizadores de su comunidad, de su ciudad y de su nación.  


canekvin@prodigy.net.mx