Panóptico

“¡La Mazorca se desgrana...! (2)”

Rubén insiste en forzar la candidatura de Miguel Riquelme a la Gubernatura, mediante tres estrategias: Ligar a Miguel con la estructura priísta estatal; de manera periódica, lideresas de distintas partes del Coahuila visitan Torreón para visitarlo.Impulsar su imagen como buen presidente municipal; por ello, la inversión en obra pública, programas sociales y seguridad pública se incrementará en Torreón. Y placear a Riquelme en las distintas regiones de Coahuila y en el Distrito Federal para fortalecer su posicionamiento electoral y amarrar las alianzas necesarias. ¿Cuáles son los retos que enfrenta Rubén con este empeño? La figura de Miguel no puede crecer en tan poco tiempo. Sus limitaciones políticas y personales son evidentes. ¿Cómo espera Rubén vender la imagen de un Presidente Municipal, sin carisma y temperamento para lidiar con situaciones difíciles, y que explota a la menor provocación? ¿Cómo imagina soportar su credibilidad moral cuando sus mayores debilidades son la transparencia y la rendición de cuentas? ¿O que decir, de su identidad política, cuando es percibido, por muchos torreonenses, como una réplica de Eduardo Olmos? ¿Merece Coahuila tener un Gobernador cuya mayor virtud es su capacidad como operador político electoral, o en el mejor de los casos, como Director de Servicios Públicos Municipales?Finalmente, Rubén busca establecerse como un Gobernador visionario, y hasta progresista, con un control político férreo del estado. Esta paradoja, de suyo antidemocrática, no le ha impedido impulsar alianzas redituables en distintos ámbitos.En Seguridad Pública, su relación con el Ejército, la Marina, la Secretaría de Gobernación y el CISEN le ha permitido bajar algunos índices delictivos en el estado. Los avances en transparencia y rendición de cuentas, que incluye el vínculo con FUNDAR, y una ley recientemente aprobada, son evidentes. Los derechos humanos en Coahuila pasaron a una nueva generación, gracias a la cercanía de Rubén con Don Raúl Vera, el padre Pedro Pantoja, la CONAPRED, la CNDH, la ONU y distintos activistas sociales; porque han fortalecido la protección, acorde a estándares internacionales, de los derechos de los migrantes y los desaparecidos. Por otra parte, la obra pública avanza a ritmos lentos, pero seguros; y en empleo, e inversión, de acuerdo a cifras oficiales, Coahuila está ubicada entre las primeras entidades del país. Con este esfuerzo, ¿podrá Rubén recuperar la credibilidad moral, que le permita entrar a los anales de la historia como un gobernador visionario y progresista? En gran parte, tal posibilidad descansa en las decisiones que tome respecto al 2015 y 2017.Veremos y diremos.Por lo pronto, esta es la manera cómo la mazorca se desgrana en Coahuila.  


canekvin@prodigy.net.mx