Panóptico

“Gas Shale: La Tragedia”

Primer acto

Aparece Eglantina Canales, Secretaria del Medio Ambiente de Coahuila,“en el Cañón de los Pericos, liberando una aguililla cola roja”.
Sale de cuadro.


Está José Refugio Sandoval, Diputado Local del Partido Verde, con un cartelón que dice: “Plis gente. O sea, prohíban las corridas de toros en Coahuila. Tenks”.
Voz en off con escenario a oscuras:  ¿Dónde están las palabras de nuestros responsables del Gobierno y Congreso Estatal ante la perforación de mil 600 a mil 800 pozos de Gas Shale en los dos primeros años?


Surgen imágenes de la devastación producida por la explotación del gas en España, Francia, Argentina, Canadá y los Estados Unidos.  
Voz en off:¿Dónde están para señalar los daños irreversibles que causa al medioambiente y a los trabajadores?


Segundo acto.


En el escenario hay una mesa, que emula el cuadro de “La Última Cena” de Leonardo Da Vinci: Doce personajes discuten en una algarabía incomprensible. La mesa tiene un mantel blanco ensangrentado. Unos individuos parecen empresarios, otros políticos y el resto no son identificables.


Aparecen flashazos de las siguientes imágenes contra dichos individuos que continúan su conversación inalterables: GAN,  Carlos Salinas de Gortari, AHMSA, Pajaritos, Grupo México, Pasta de Conchos, PRODEMI, Cientos de niños menores de 17 años laborando en “los pocitos” de carbón, Gas Shale, Mil 534 rostros de mineros muertos en la Región Carbonífera desde 1899, Cuenca de Burgos.


Cesan las imágenes, los personajes quedan congelados, entra una voz en off: “La industria del carbón extrae dinero y sangre de las entrañas de la tierra a partir de intereses inconfesables. Como ‘Coahuila impulsa la Transparencia en México’; ¿conocerá el coahuilense de a pié, la identidad de los individuos o empresas que explotarán el gas? ¿Sabrá quiénes son los propietarios de la tierra? ¿Se enterará si los terrenos serán comprados de manera justa y legal?


Tercer acto.


Con el escenario a oscuras, aparece un minero que ilumina a los asistentes con la lámpara de su casco. “Con todo respeto,pregunto a los aquí presentes; en este Estado ‘ejemplo en derechos humanos’ monitoreado por las Naciones Unidas, ¿quién va a salvaguardar mi derecho a un medio ambiente sano, una vez que le entremos a jalar en la perforación de los pozos?


Pregunto porque los mantos freáticos se contaminarán, el gas metano agudizará el efecto invernadero, la tierra empezará a temblar; y por si fuera poco; los químicos utilizados en sacar el gas, pueden causar daños en mi piel, mis ojos, mis intestinos, mi hígado, mi sistema respiratorio, cardiovascular o nervioso. ¡Hasta cáncer me puede dar, cabrón!
Por eso yo pregunto.


Se oscurece el escenario, cae el telón.


canekvin@prodigy.net.mx