Panóptico

“Enroques Rubencistas”

El Gobernador Rubén Moreira define los cambios en su gabinete con un objetivo: Cerrar su gobierno de la mejor manera posible. ¿Qué implica hacerlo? Ganar las elecciones intermedias de 2015 y las de 2017 por la gubernatura. Influir en el nombramiento de su sucesor y cumplir con las metas establecidas en el Plan Estatal de Desarrollo. Los recientes nombramientos de Víctor Zamora (Secretario de Gobierno), María Esther Monsiváis (Secretaria de Infraestructura), Norma González (Secretaria del Trabajo), Armando Luna y Francisco Saracho (candidatos a Diputados Federales) y Eduardo Olmos (Representante de Coahuila en el DF), cumplen dos objetivos: Reforzar el grupo más cercano al gobernador y cumplir con compromisos políticos regionales. Zamora, Monsiváis y Luna estrechan el círculo en torno al gobernador. Saracho cumple la cuota de pendientes con la Región Norte; González y Olmos lo hacen con la Región Laguna. ¿Cuáles son las tareas a cumplir por estos actores políticos?Víctor Zamora (Secretario de Gobierno) tiene varias encomiendas. Mejorar la coordinación entre los tres órdenes de gobierno para mantener los índices delictivos de inseguridad pública a la baja, mejorar la percepción pública de que dicha reducción es real, y contener el regreso –sistémico- del crimen organizado a la entidad. Asegurar la aprobación de la nueva arquitectura jurídica impulsada por el gobernador, que incluirá la polémica despenalización del aborto. Y administrar el conflicto que emana de la Megadeuda y las exigencias de los familiares de los desaparecidos. Establecer un principio de equidad y respeto institucional con los partidos políticos para asegurar elecciones ajenas de intromisión gubernamental. Esta tarea, empero, será la más difícil porque el gobernador debe ganar las elecciones con el objeto de afirmar el cierre de su gobierno.Mantener con los medios de comunicación, una relación de respeto irrestricto a la libertad de expresión, sin represión política, exclusión económica o campañas de difamación. Es tarea de Zamora también, confirmar que el legado del gobernador pase a la historia de Coahuila y del país con altas calificaciones.María Esther Monsiváis (Secretaria de Infraestructura) debe cumplir en tiempo y forma con la planeación de obra pública; evitar los subejercicios y generar la percepción de que más allá de la escasez de recursos estatales, existe obra distribuida de manera equitativa en las distintas regiones del estado. Armando Luna (candidato a la Diputación Federal) tiene una tarea: Posicionarse como el candidato de Rubén a la gubernatura. Norma González (Secretaria del Trabajo) por su parte, debe apropiarse por ósmosis -y de manera inmediata- el trabajo realizado por sus antecesores, Felícitas Molina y Víctor Zamora. ¿Podrán estos actores políticos ayudar al gobernador a cerrar su sexenio de manera exitosa? Está difícil. Pero, veremos y diremos. 



canekvin@prodigy.net.mx