Panóptico

“Las Elecciones: Dos Historias”

Son las 6 con 3 minutos del domingo 7 de junio. Con 33% de votos computados, el PRI lleva delantera en los 7 Distritos Electorales para la Diputación Federal.

Cuco Sandoval del PVEM en alianza con el PRI, le lleva a Jorge Zermeño una distancia de 15 mil 900 votos. Mientras eso sucede, Jericó Abramo, candidato priísta por el 7º Distrito se quedó sin uñas: Su eventual victoria es apenas por 3 mil 581 votos; en un bastión panista, en el cual, también participaron sus enemigos al interior del PRI.Mientras en Coahuila, el PRI lleva casi carro completo, porque falta que Jericó ocupe el último asiento; en Nuevo León, las encuestas de salida dan al Bronco como triunfador.

¿Qué implicaciones tendría esta victoria para México? Fortalecería el camino institucional de las candidaturas independientes y forzaría una renovación al interior y al exterior de los partidos políticos. El monopolio de la política transitaría a manos de la ciudadanía. Y ésta empezaría a asumir su responsabilidad con su colonia o barrio, su municipio, su estado y su país. Entonces, ciudadanos, sin pasado partidista, construirían sus candidaturas con financiamiento público, pero iniciarían su camino con años de anterioridad. 

¿Qué actores políticos ganarían con el eventual triunfo del Bronco? En la élite económica de Monterrey,  triunfan los empresarios José Antonio Fernández, Presidente de FEMSA, Eugenio Clariond, Presidente de Cuprum y Fernando Turner, Presidente de Katcon. 

En el inframundo de la política de Coahuila, obtienen dividendos, Noé Garza, actual Secretario de Desarrollo Rural del Gobierno Estatal y su amigo Ramón Oceguera, ex Presidente Municipal de Ramos Arizpe. De validarse el triunfo del Bronco, ¿qué esperaría Nuevo León? Es imposible imaginar una revolución. Este entra acotado por los poderes de facto que no desaparecerán con su llegada a la gubernatura. Fox es un recordatorio de dicha realidad. 

De su capacidad para establecer alianzas con los Alcaldes, los Diputados Locales y Federales y las autoridades del Gobierno Federal dependerá su margen para gobernar Nuevo León. No es sano  esperar milagros para evitar retrocesos en la esperanza ciudadana.

Estas son las dos historias, que apenas inician.

No las perdamos de vista. 


canekvin@prodigy.net.mx