Panóptico

“Crónica de un Berrinche Anunciado”

¿Quién se sorprendió de la rabieta de Luis Fernando Salazar cuando supo que no sería el candidato del PAN a la gubernatura de Coahuila?

Luis Fernando olvidó que en política no hay sorpresas; sólo sorprendidos. Tampoco hay víctimas; sólo victimarios. Por eso, en política “los corderos de hoy, serán los carniceros del mañana, y viceversa”.

Luis Fernando pretendió imponer su candidatura al CEN del PAN con el apoyo de gobernadores y Senadores amigos. Su abrupta licencia a la Senaduría era parte de dicha estrategia. Qué incluyó gritos y manotazos de su parte, y levantarse sin firmar acuerdos sostenidos en la Mesa del Diálogo acordada desde julio de 2016, entre el CEN del PAN y los 6 suspirantes a la candidatura panista.

Esta Mesa sacaría por consenso al candidato más competitivo a partir del uso combinado de encuestas, grupos de foco con empresarios y militantes e impacto en las redes sociales de cada uno de ellos. 

Luis Fernando sabía que no pasaría este filtro, por ello forzó el apoyo de amigos gobernadores y Senadores; y redobló su “valiente denuncia” contra la llamada “mafia de los Moreira”.

Viéndose perdido, Salazar reaccionó de manera infantil ante acuerdos partidistas que exigían disciplina y responsabilidad ante la mejor oportunidad que ha tenido el PAN en Coahuila para arribar a la gubernatura. 

Incapaz de administrar su propia codicia, Luis Fernando descarriló tal posibilidad. No contento con ello, también acusó al CEN del PAN de no fijar un “piso parejo” para todos los suspirantes para quedar atrapado en su propia ironía. Pues Salazar mismo, utilizó su puesto como Delegado de SEDESOL para inflar el padrón de militantes panistas y, con ello, favorecer su propia candidatura a la Senaduría en 2012. Este hecho fue denunciado por Tomasa Vives, Jorge Zermeño y Rodolfo Walss ante la PGR.

El esperado berrinche de Luis Fernando lo aisló de su partido, quizá para siempre, pero sobre todo, recicló la certeza de que el peor enemigo del PAN en Coahuila, es el mismo PAN. Y nadie más. 

La historia, no lo olvidará.


canekvin@prodigy.net.mx