Panóptico

“Coahuila 2017: Tiempo y Política”

En la vida y en la política, el tiempo es inmisericorde: No perdona. Para evitar dudas, Shakespeare precisa: El tiempo es un magistrado muy antiguo, que más tarde o más temprano llama a todos al tribunal”.

Coahuila tiene elecciones en 2017. Un posible relevo generacional al interior del PRI es posible. El tribunal del tiempo, descarnado, llegó.

¿Quiénes están parados frente a ese terrible Magistrado? ¿Quiénes juegan su última posibilidad de ser gobernadores? Los nacidos en la década de los 50s: José María Fraustro, Javier Guerrero y Alejandro Gutiérrez. Para ellos, la frase “ahora o nunca” dejó de ser una metáfora abstracta para ser una realidad implacable.

¿Quiénes esperan para relevarlos? Los nacidos en la década de los 70s: Jericó Abramo, Hilda Flores, Enrique Martínez y Miguel Riquelme. Y con ellos, los integrantes de sus respectivos grupos políticos, nacidos en las décadas de los 70s y de los 80s.

Entre otros están, Fernando Purón, Verónica Martínez, Shamir Fernández, Miguel Mery, Sonia Villarreal, Javier Díaz, Jaime Bueno, Ricardo Aguirre, David Boone, Francisco Tobías, Manuel Jiménez y Emmanuel Olache.

Por el contrario, ¿quiénes intentan burlar al tiempo para perpetuar su vigencia política? Enrique Martínez busca hacerlo a través de su hijo Enrique Martínez Morales, aunque en esta ocasión, tenga mínimas posibilidades de ser gobernador. Humberto Moreira, lo intenta con Román Alberto Cepeda, autodefinido como candidato independiente a la gubernatura, nacido en los 70s. Y fiel, a su desmesura, Moreira apoya a Tereso Medina cual candidato priísta a esa misma posición, nacido éste, en los años 60.

Rubén Moreira impulsa ese relevo generacional con Miguel Riquelme, pero al contrario de Martínez y de Humberto, lo hace desde una sólida posición de fuerza y estrategia políticacomo Gobernador.

Al contrario de Enrique, Humberto y Rubén, José María Fraustro y Javier Guerrero no tienen “Plan B”, o candidato en la generación de los años 70s. Alejandro Gutiérrez sí: Jericó Abramo Masso.

La pregunta es: ¿Habrá relevo generacional al interior del PRI, o el Magistrado del tiempo permitirá una última oportunidad, para que los nacidos en la década de los 50s alcancen el más preciado de sus sueños: La gubernatura del estado de Coahuila?

Veremos y diremos.


canekvin@prodigy.net.mx