Panóptico

“Borges entre Torreón y Saltillo”

“Gracias quiero dar al divino/ Laberinto de los efectos y de las causas/ Por la diversidad de las criaturas/ Que forman este singular universo/Por la razón, que no cesará de soñar/ Con un plano del laberinto”.

Esta frase de Borges revolotea en mi cabeza cuando pienso en las “supuestas diferencias” que separan a Torreón de Saltillo, y de las que poco sabemos.

Para conocerlas, requerimos responder a las siguientes preguntas: ¿Existe evidencia histórico-empírica que permita sugerir una relación centralista y autoritaria de manera consistente entre el gobierno central y Torreón? O solamente para ciertas coyunturas históricas.

¿Cuáles serían éstas? ¿Bajo qué condiciones específicas surgirían? De existir tal tipo de poder centralista, ¿cómo se ligaría éste a ciertas prácticas patrimonialistas, herencia directa de la Colonia? ¿Cómo se reproducirían éstas en diferentes períodos históricos? ¿De qué maneras tal herencia forjaría el tipo de cultura política prevalente en el Saltillo actual? 

Por otro lado, sería importante comprender el porqué de las tendencias regionalistas-autónomas de Torreón. ¿Existen las mismas como reacción al poder centralista saltillense? O son producto de una dinámica histórica, económica, política y cultural interna, específicamente torreonense.

¿O, quizá sean el resultado de ambas circunstancias históricas? ¿De qué maneras específicas han contribuido a esas tendencias regionalistas-autónomas, los diversos grupos étnicos de Torreón? ¿Cómo, el sentido de modernidad pleno de crítica y libertad, ausente de tradiciones encadenadas a la Colonia, matiza tal sentido de autodeterminación regionalista? ¿Cuáles son los rasgos distintivos de la cultura política predominante en Torreón?

Mientras no hagamos un esfuerzo desde la sociología histórica comparada, para comprender nuestra relación con Saltillo, privarán los estereotipos y las investigaciones de coyuntura que magnificarán el centralismo y nuestra victimización.

Por ello, nunca podremos estar a la altura de la frase de Borges. 



canekvin@prodigy.net.mx