Panóptico

“AHMSA vs Gobierno Federal”

La competencia desleal de países productores subsidiados por sus propios gobiernos (China, Rusia y Corea), asfixian la industria del acero en México. Por ello sufren la Región Centro y Carbonífera de Coahuila, cuyos trabajadores dependen en gran parte de AHMSA. En una primera etapa, ésta despidió 4 mil 500 trabajadores.

En una segunda removerá 4 mil. A la par, suspendió una inversión por 3 mil 900 millones de pesos. AHMSA solicita la aplicación inmediata de aranceles temporales para proteger la cadena productiva del sector siderúrgico nacional.

Y actualizar el marco legal del comercio exterior para empatarlo con el de Estados Unidos y proteger al sector industrial. El Gobierno Federal tiene hasta el 20 de julio para responder a estas demandas.

Mientras razona su respuesta, 21 mil personas marcharon en Monclova para presionarlo bajo la consigna: “No somos uno, no somos 10, maldito gobierno cuéntanos bien”.

Si las exigencias de AHMSA no son cumplidas para el 20 de Julio, los trabajadores bloquearán los puentes internacionales de Piedras Negras y Acuña y cerrarán alguna carretera federal.Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía, anunció que “no aplicarán aranceles proteccionistas por ser una medida setentera”.

Exige en cambio, que las empresas acereras desplieguen una mayor competitividad a partir de mejorar su productividad, su calidad y sus capacidades tecnológicas.Y pregunta: ¿Cómo pueden acusar a los chinos, rusos y coreanos de competencia desleal, si los productos nacionales o importados no son homogéneos en características, calidad y regulación, dada su asimetría? ¿Porqué no acepta AHMSA establecer una norma (la NOM-195-SCFI-2014) para regular la comercialización del comercio de acero y sus productos para evitar la discrecionalidad en la materia?Mientras Guajardo pregunta, Alonso Ancira, el beneficiario de la privatización salinista de AHMSA en 1991, se agazapa.

Su poder es ilimitado: Controla medios de comunicación, cámaras patronales y sindicatos. Se sabe maestro en crear corrientes de opinión pública para proteger sus intereses económicos y políticos, siempre bajo la fachada de benefactor. Es consciente de que la explotación de sus minas de carbón han creado un daño medioambiental incalculable. Y no le importa.

¿Quién ganará? La moneda está en el aire. 


canekvin@prodigy.net.mx