Ciencia y Política

Turismo hospitalario

“Pero solo para turistas.”


Recientemente apareció una noticia que decía que Monterrey califica bien en turismo hospitalario, es decir, que sus hospitales son de buena calidad. Se referían seguramente a las instituciones privadas, porque el hospital Universitario siempre ha sido de buena calidad, aunque con mucha cantidad y eso a veces explica los problemas que previamentese le criticaban, sin darse cuenta de que es el mejor hospital general que hay en el país, por el profesorado y los médicos que ahí ejercen.

Todo esto es cierto, pero lo preocupante en la actualidad es que el servicio para la población local no es igual, a menos que se cuente con seguros de gastos médicos mayores que cubran todo, pues muchos de ellos dejan fuera temas fundamentales, en forma comercial; soy testigo de que algunas personas se han quedado sin el servicio porque no leyeron la letra chiquita.

Esto es diferente en otros países, pero aquí, si un indigente que carece de recursos tiene una emergencia, no es aceptado si no les muestra una tarjeta de crédito o de gastos médicos mayores, lo cual es injusto e inhumano, y no es ético, médicamente hablando, ademásde que los costos de los insumos se cargan como si fueran tiendas elegantes, que solo sirven a los que tienen y no a los que no tienen, generándose de hecho una antítesis al juramento hipocrático.

Por supuesto que todo eso nos va a llevar a una conclusión, que es la que se refiera a una ley muy clara en la que se obligue a los hospitales privados, esos muy elegantes, a aceptar emergencias en un número determinado, porque estas últimas pueden ocasionar la muerte de los pacientes si no son atendidos con el debido tiempo y eficacia.

Mi origen es del hospital Universitario pero he practicado también en hospitales privados, que ahora se ven como supermercados, en donde todos los servicios se compran a precios de lujo, y si la medicina, que es la máxima expresión del amor compartido, se mercantiliza totalmente por los hospitales y los médicos, nos quedaremos solo con los servicios de seguridad social, que no cubren ni la mitad de la población, y aunque existe el Seguro Popular, éste limita mucho la calidad del servicio por la cantidad y la lógica presión social.

luisetodd@yahoo.com