Ciencia y Política

Los tiempos cambian

El saber es menos importante que el convencer

 

Me dio mucho gusto que dos jóvenes sean candidatas a la gubernatura del Estado.

Todo eso significa un cambio filosófico, en donde la comunicación, el quehacer y la popularidad tienen gran importancia. Esta es la época de la sociedad del conocimiento económico, pero no conceptual y a eso tenemos que adaptarnos los viejos, que como yo, queremos a este estado, en donde mi abuelo fue alcalde y donde he estado más de 40 años viviendo en el servicio público.

Ahora hay dos candidatas; qué bueno que se cumplió la paridad de género. Pero espero que estas damas se reúnan de gente técnicamente valiosa y sigan el ejemplo del management americano, que les da a los técnicos su capacidad técnica y a los políticos su espacio político.

Después de estar más de 40 años en el mundo del servicio público, me siento autorizado para sugerir que los puestos técnicos los tengan los capaces y que los puestos políticos los tengan los populares. Sólo así se conjugará la realidad de la vida circunstancial del mundo global y de comunicación, con el recuerdo nostálgico de la capacidad, como elemento básico para gobernar y sugiero que estas lindas mujeres escojan gente capaz, al margen de la edad, para ayudarles a gobernar en un bellísimo estado, que es Nuevo León, donde están enterrados mis antepasados y donde también lo estaré yo y que recuerden que gobernar es un compromiso y una responsabilidad y que no se dejen llevar por el glamour del elogio, sino sólo de los resultados.

Estoy contento de estar vivo y de estar en Nuevo León, estado al que he querido desde que nací y en México, país que admiro desde mis primeras clases de historia, pues éste ha fraguado su templanza en los contrasentidos de la historia dolorosa, pero como me decía mi amigo el embajador de Brasil: “Tiene identidad cultural” y somos los mexicanos no producto del dinero de la libre economía, sino una potencia en materia de cultura.

luisetodd@yahoo.com