Ciencia y Política

El riesgo de la desviación de recursos

Mucha burocracia, poca libertad.

Esta época se está caracterizando por acusaciones de malversación de fondos a muchos gobernadores y funcionarios públicos federales, estatales y municipales, para lo cual se están aplicando leyes y normas, de acuerdo a estrictos y rígidos cánones de las auditorías y contadurías mayores.

Una de las causas más comunes es la denominada desviación de recursos, en la que un presupuesto etiquetado para un determinado objetivo se utiliza por razones de emergencia administrativa o falta de cumplimiento de la entrega de recursos en otro rubro, lo que produce un causal jurídico y penal muy grave que mortifica muchas conciencias y a personalidades que actuaron de buena fe.

El hecho de desviar un recurso ha propiciado que mucha gente inocente, que utiliza recursos para cosas urgentes, como es el caso de la nómina, o simplemente usa su criterio para mover un rubro y resolver un problema, sea satanizada y condenada a pagar su error económicamente y a veces hasta a cumplir una condena penal.

He sido funcionario público durante muchos años, en los que gocé de libertad de acción, pero ahora con las nuevas normas observo que esa espada de Damocles está colgada sobre la cabeza de funcionarios honestos, congela las acciones de descentralización administrativa, genera un incremento en la burocracia e impacta la eficiencia del sector público.

Por lo anterior espero que los tribunales y fiscales anticorrupción revisen este tema y se hagan juicios individuales, de acuerdo a las circunstancias, y si existe deshonestidad habrá que castigarla; pero si no, habrá que comprender el error.