Ciencia y Política

La reforma del PRI

Cambiar para seguir igual.

A lo largo de los últimos 40 años, he observado y participado en múltiples reformas del PRI y he constatado que las mismas alteran la forma y algunos detalles administrativos y de orden político, pero no el fondo ideológico del tema.

En la actualidad se planea una nueva reestructuración, basada en que hay una gran inconformidad en muchos de los sectores tradicionales del PRI, que no están contentos con las fórmulas electorales ni con los resultados y están conscientes que se van a confrontar con otros grupos políticos de su partido y de otros partidos, que desean una nueva fórmula democrática electoral para el país.

Además del deseo natural de cambiar las cosas, ahora se está viviendo una época en donde muchos grupos se están aliando para lo que ellos llaman una contradicción a la posibilidad de que un candidato como AMLO llegue a la Presidencia, porque lo acusan de populista y de que representa un riesgo para el país.

Al mismo tiempo se está discutiendo, en diferentes foros, la necesidad de alianzas, coaliciones y de fórmulas llamadas independientes, para encontrar un nuevo camino que permita unas elecciones, en el año 2018, adecuadas a la realidad mundial, ya que las cosas han cambiado mucho en el panorama nacional y se requiere una adaptación orgánica a la llamada modernidad.

Espero que antes de cualquier fórmula administrativa, el PRI aclare con precisión cuál es su ideología actual y recuerde que es un partido cuyos objetivos fundamentales son la justicia social y los derechos humanos y su alta prioridad es la visión social, no la empresarial de la política actual.