Ciencia y Política

Algunas preguntas para el Papa

Pedir consejos es de sabios


¿Qué hacer y cómo combatir la corrupción y la impunidad?

¿Cuál debe ser la ideología política y social que le conviene a México?

¿Cómo evitar la pérdida de nuestra identidad cultural, en esta época de la globalización?

¿Qué receta nos puede dar para mejorar nuestra educación y generar un conocimiento para el desarrollo del hombre y la sociedad?

¿Cuál es su fórmula práctica para combatir la marginación, la pobreza y la ignorancia?

¿Qué podemos hacer para evitar que el capitalismo salvaje nos invada sin piedad?

¿Cuál es su antídoto contra Lucifer? Que según usted dijo, nos está invadiendo. ¿podremos rezarle a Luzbel?

¿Cómo podemos ayudarle a usted a resolver al problema de la pederastia en los representantes de la Iglesia?

¿Qué fórmula sugiere para acercar la ciencia a la religión?, y así sumar esfuerzos para encontrar dentro de nosotros mismos a Dios, y orar al Jesús Cristo "para que lo que pidamos a Dios, a través de Jesús, nos sea concedido".

¿Qué fibra del corazón podemos tocarle a los ricos, que detentan el 95% del producto mundial, para que repartan algo de sus riquezas?

NOTA:

Estas preguntas son hechas por un hombre de su edad, que fue educado en la religión católica, que siente la presencia de Dios y conserva la FE, pero que no comprende las injusticias del mundo en la actualidad, pero que mi experiencia me ha enseñado a saber que sólo con el perdón, la compasión, la tolerancia, así como la capacidad de dar y no de recibir, puede uno ser feliz, pues he observado que la anestesia social del mundo actual impide que las personas, las sociedades y los países comprendan la necesidad de tener un justo equilibrio, entre la materia para la supervivencia física y la espiritual para la inmortalidad.

Presumo que mi angustia existencial tiene que ver con mi ignorancia y con la falta de una Iglesia, institución que se modernice, genere un liderazgo auténtico y sea capaz de unificar muchas otras creencias, que tienen un dios distinto al nuestro, pero con los cuales no debemos competir, sino comprender e invitar, como le ha hecho el Papa con el obispo ortodoxo, para unir las creencias y evitar los fundamentalismos religiosos, tan peligrosos en el mundo actual.

Con respeto.


luisetodd@yahoo.com