Ciencia y Política

La pobreza conduce a la depresión y a la violencia

Coctel explosivo

Me informa el maestro Rodrigo Soto de un artículo que apareció en la importante revista Nature, en el que se señala, con meridiana verdad científica, que la pobreza y la marginación del desarrollo económico aumentan la cantidad de personas deprimidas, a quienes se les alteran sus neurotransmisores, se les disminuye el instinto de supervivencia y son presa fácil de la incertidumbre existencial, por lo que ingresan a la violencia.

Estos datos son muy importantes para explicar el dramático avance del terrorismo internacional y del crimen organizado nacional, que actualmente nos continúa asolando y coloca a México como un país problema, con un índice aproximado del crimen de 20 por cada 100 mil habitantes, comparado con Finlandia de 0.5; esta es una muestra ejemplar del tema; por otra parte, somos el país 144 de 162 en el índice de paz mundial, lo que debe preocuparnos y hacernos meditar profundamente.

La magnitud de este problema se ratifica por el reciente artículo principal de la revista Scienti­fic American Mind que explica el terrorismo en base a la pobreza, la depresión involutiva que esto causa y la facilidad de caer en la desesperación y ser presa fácil de la inducción fundamentalista de grupos religiosos, entrando así a la violencia auto y heterodestructiva, es decir, el tema ha sido documentado por el método cientí­fico y debe servirnos de pauta para el tratamiento del crimen organizado.

La información y los estudios aquí descritos chocan con el programa mexicano para tratar este gran problema, que se inició en la época del presidente Calderón al declararle la guerra al narco, combatir la violencia con la violencia, reprimir los movimientos sociales y violar los derechos humanos, destinando grandes cantidades del Presupuesto para el Ejército y propiciando, como está documentado, el aumento de la pobreza de la nación.

Espero que alguien con sano juicio en el Gobierno Federal alerte de la tendencia actual a usar la fuerza del poder del armamento y no el poder reproducible del método científico y del análisis psicosocial, que obligan a pensar en la prevención, en la concertación, en la educación y no sólo en la represión.

luisetodd@yahoo.com