Ciencia y Política

Hay que saber perder

“Y dar buen ejemplo a los niños y a los jóvenes.”

 

A mí, como cofundador de los Tigres, me dolió la derrota; pero más me molestó, en mi concepto psicosocial del deporte, la actitud de algunos jugadores que no quisieron aceptar la entrega de la medalla correspondiente al Subcampeonato, comportándose como niños presumidos que no saben reconocer la profundidad educativa y psicosocial del bello deporte que es el futbol. Me tocó vivir una situación semejante hace muchos años, cuando perdimos, según yo injustamente, contra el Cruz Azul en el llamado Juego del Siglo, en el que si nos hubieran dado algunos minutos más, seguramente hubiéramos ganado.

Siempre he entendido que en un deporte se gana o se pierde, y me gustó la presencia digna, elegante y muy ejemplar del Tuca Ferretti y de Alejandro Rodríguez, quienes representando a la institución, aceptaron la derrota, al margen de discusiones arbitrales; también me pareció muy elegante la actitud del jugador Pizarro, quien fue a saludar a sus contrarios, como se hace siempre en Europa.

Lo que me disgustó y me pareció un mal ejemplo, fue el comportamiento de Gignac y de Nahuel, así como de otros jugadores extranjeros, que viven y ganan dinero nuestro, y especulan con los impuestos a su favor, gracias a una fervorosa afición. Esos jugadores se comportaron como si fueran los mejores del planeta, actitud que nunca he visto en personajes de la talla de Messi, Ronaldo o Griezmann.

Les recuerdo a los primeros, que estos campos han sido pisados por jugadores mucho mejores que ellos como Edú, Tomás Boy, Gerónimo Barbadillo, Osvaldo Batocletti, Maradona, Beckenbauer, Pelé y Eusebio, figuras de primer nivel, y que no olviden que deben dar ejemplo de humildad a los niños y a los jóvenes.