Ciencia y Política

El caos en Nuevo León

Ojalá me equivoque”.


En otras colaboraciones he mencionado los temas internacionales y las tendencias fundamentalistas que están poniendo al mundo en un brete, pero ahora me toca mencionar lo que va a suceder con nuestro estado.

En nuestro país las instituciones van a salir adelante, pero en Nuevo León no sabemos si el gobernador continuará o causará una crisis derivada de que tenga que haber elecciones. Tampoco sabemos si la corriente de autenticidad que era una de las ventajas del gobernador seguirá, o volveremos a la misma dicotomía PAN-PRI.

Lo que sí podemos pronosticar es que en Nuevo León los empresarios continuarán marcando los rumbos en términos de sus intereses, y no en términos de lo que es el interés social, y sobre todo me preocupa la incongruencia de mi gobierno entre la planeación y el trabajo, pues es una tragedia que el sacrificio de muchas familias que votaron por el proyecto social, se vea menguado por la falta de oportunidades de trabajo para los jóvenes.

Basta como ejemplo que en los taxis que normalmente ocupo, los choferes son jóvenes y la mayoría tienen formación académica. Esto debilita la relación estudio-trabajo, que es parte de la planeación social y de la nueva sociedad del conocimiento.

Yo espero que el gobernador fortalezca la vinculación trabajo-academia y termine con los problemas derivados de una juventud que no trabaja ni estudia, y además lo exhorto a que si se quiere ir a su campaña presidencial deje las cosas en orden para evitar el caos, y aunque sé que hay muchos nuevoleoneses capaces que podrán sucederle, espero que sean personas con arraigo social y no sólo emprendedores, parar evitar el choque de intereses.