Ciencia y Política

La Navidad y el alcoholismo

“El amor es prioritario.”


Comprendo perfectamente bien el tema de las adicciones y he escrito varios libros sobre el mismo, y sé que como me lo dijo el Premio Nobel Francis Crick, esta es la época triste de la ansiedad, la depresión y las adiciones, que como todos sabemos, se acentúan en la época de Navidad, porque con la excusa de la alegría festiva, muchos abusamos del alcohol y perdemos la esencia que la navidad representa, con la presencia permanente de Cristo en las festividades.

Para mí la religión, cualquiera que ésta sea, representa una esperanza, y la cristiana, un recuerdo existencial de un filósofo con santidad probada de sacrificio permanente, que marcó toda una época. Me refiero a Jesús el Cristo y a la Navidad que lo festeja.

Presumo que en estos momentos, en los que el mundo está convulsionado por el materialismo, el monetarismo ilustrado, el pragmatismo y el capitalismo salvaje, la fuerza de esta corriente social nos hace olvidar lo más bello del trato interhumano, el amor entre seres semejantes, la piedad, la necesidad de tener una creencia trascendente para no hacer de la vida solo un tránsito sino tener un objetivo.

Ojalá que nos olvidemos del alcohol y las drogas y recordemos a Jesús de Nazaret, iniciador del cristianismo, religión mayoritaria en nuestro país, y aunque venga a nuestros hogares vestido de Santa Claus, que no es una costumbre nuestra, lo festejemos en el amor de la familia, en el perdón, la tolerancia y la compasión.

DESCARTES: Pienso, luego existo… El amor no tiene ideología, es entrega y Cristo lo representa.