Ciencia y Política

Para llegar a viejo y más

“Prontuario del doctor David González.”


El doctor González es un extraordinario médico que ha encontrado algunas fórmulas para la felicidad, y dice que lo malo de la vejez es el deterioro, por lo que recomienda darle señales positivas al cerebro a través de la buena nutrición, el ejercicio físico y el compromiso emocional con la vida y con nuestros semejantes.

Dice David que el ejercicio es la señal más poderosa que se puede mandar al cuerpo de que todavía es tiempo de vivir, porque si no hacemos eso sufriremos dolores en las caderas y en las rodillas, perdiendo el equilibrio para poder permanecer activos y vivos.

Además ese gran médico asegura que la felicidad es el mejor remedio contra el envejecimiento, que tiene que ver con las relaciones sociales entre los seres humanos, pues cuando se pierden empieza el reto de la vejez. Lo bueno, dice, es seguir estimulando siempre emociones positivas y agradables, y conexiones sociales después de llegar a los 80 años, pues a partir de ahí la definición de felicidad se concreta en el altruismo, que es el interés y preocupación desinteresada por el bienestar de otras personas, todo lo contrario del egoísmo.

Estudios científicos plantean que el altruismo es parte esencial del instinto social y estudios recientes en resonancia magnética funcional han demostrado que dar, comprender y sobre todo preocuparnos por los demás tiene reacciones semejantes y tan placenteras como las que experimentan los que comen chocolates o tienen buenas relaciones sexuales.

Concluye mi amigo el doctor David que no debemos caer en la desidia o en la apatía, porque entonces empieza la muerte; que hay que pelear con alegría, diversión, mucho ejercicio y buena nutrición para poder sobrevivir, ya que la vida tiene un límite biológico, pero no mental.