Ciencia y Política

Existe pavor a la prensa

Un nuevo síndrome maligno.

En medicina, el término síndrome representa un conjunto de signos y síntomas con causas diferentes que implican una enfermedad. Esto puede aplicarse a la actitud de muchos funcionarios públicos, representantes populares o autoridades de las universidades públicas y privadas para no difundir en la prensa sus opiniones y avances.

Ese miedo cerval tiene muchas causas, una es la aparición masiva de las redes sociales, que hace, sin comprometerse, y a veces  en forma anónima, describir inquietudes en ellas a quienes tienen acceso a internet, no así a la gente de las clases populares, que sólo ven la TV y leen la prensa escrita.

Esa actitud tiene su origen en que  algunos medios utilizan las declaraciones para desvirtuarlas, por lo que los funcionarios tienen miedo a que lo que digan pueda ser utilizado en su contra y prefieren permanecer callados y aislarse de las ventajas del mundo de la comunicación y de la importancia de los periódicos y de la TV, que a pesar de las redes sociales todavía son muy importantes en el enlace de la función pública y el conocimiento popular.

Creo que hay que terminar con esa paranoia y utilizar los medios sin temor, pues la crítica justificada y no inventada es buena y forma parte de la dialéctica social. Las redes también son útiles, pero son efímeras, y a veces no tienen la autoridad moral y la responsabilidad comprometida que tiene la prensa escrita, que debe aceptar por ley la réplica y utilizar el derecho de audiencia. Comunicar es una obligación, no un gusto.