Ciencia y Política

La madre: génesis de la inmortalidad

La suprema misión de conservar la especie

 

Ayer se festejó el Día de las Madres, que en México simboliza mucho desde el punto de vista psicosocial, porque el idioma, la costumbre y nuestra colonización hiriente, tuvo siempre un consuelo en la figura materna.

La madre es la consecución de la inmortalidad de la especie humana, porque a través de ella el Supremo Creador permitió la permanencia del género animal y, en nuestro caso particular, del homo sapiens, que en la evolución filogenética es, por supuesto, el más avanzado, y representa también el refugio, el consuelo, el lugar donde los hijos acuden cuando se ven desprovistos de todo apoyo exterior, porque saben que allí, en un cuarto, en una silla, en un rincón de cualquier espacio, estará su mamá para consolarlos, apoyarlos y aconsejarlos.

Nuestras madres representan el supremo valor del amor, porque existencialmente la madre no pide nada y siempre está presente para dar todo; esa es la síntesis del amor perfecto, el que no tiene egoísmo alguno; nuestras madres nos aman porque somos parte de lo mismo, desde el punto de vista del ADN en su expresión morfológica pero también funcional, como ha sido documentado recientemente.

luisetodd@yahoo.com