Ciencia y Política

Espionaje en internet

“¡Cuidado con tus teléfonos!”

 

Recientemente Julian Assange, creador de WikiLeaks, dio una conferencia de prensa en Londres, en donde reforzó el mensaje del inventor de Facebook, Zuckenberg, señalando que la intimidad en esta época está totalmente perdida. Esto lo demostró también Snowden, que era agente de la CIA, actualmente asilado en Rusia,  quien describió muy bien cómo esa agencia puede intervenir en serie a millones de personas en todas las naciones del orbe.

En México y en Nuevo León creemos que esas son cosas alejadas de nuestra realidad, pero los que hemos estado en la cosa pública, o los que son importantes piezas de la acción comunitaria de los sectores privados, frecuentemente nos damos cuenta de que “hay pájaros en los alambres” y además, por denuncias periodísticas se observa, en forma manifiesta, que algunos medios tienen información a tiempo real que les aportan los rivales en la lucha política de la nación.

Todo esto es muy triste, porque la intimidad es la virginidad de la libertad personal y cualquier hecho que la afecte lesiona el derecho humano inalienable a ser libre con el que nacemos y está escrito en la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU.

Además no es solo tristeza, sino también impunidad la palabra que acompaña a estos hechos, porque a pesar de que existen mecanismos del gobierno para impedir la intromisión en la vida individual, que estudian y sancionan los ataques cibernéticos, quizás los propios gobiernos ponen el mal ejemplo al utilizar estas tecnologías para la política del poder, y también algunas organizaciones privadas para espionajes comerciales. Por lo anterior hay que aplicar la ley con firmeza en estos casos.