Ciencia y Política

La importancia de ser diputado

Sólo el homo sapiens es capaz de conciliar.

 

El suscrito fue diputado federal en la LII Legislatura y previamente a ocupar el puesto, después de haber ganado las elecciones por el distrito de San Nicolás, leí el libro La Constitución y la Dictadura, de Emilio Rabasa, el padre. Este documento me permitió comprender la importancia de ser diputado.

Valga esta introducción para señalar que los diputados de Nuevo León son muy importantes y que las leyes que ellos aprueban impactan a toda la población de la entidad. Para lograr lo anterior, la Constitución y los estudiosos del Estado han declarado que el diputado es autónomo, libre, soberano y que ese poder es totalmente distinto al judicial y al ejecutivo.

Esta aseveración importante obliga a todos los que hemos representado y representan a una Cámara, a hacer un autoestudio de conciencia y pensar fundamentalmente en aquellos que ejercieron el derecho a votar; lo anterior sobrepasa el interés personal o de los partidos políticos, cualquiera que sea el interés que esos tengan para ejercer el poder.

Si analizamos lo anterior y le agregamos que el ser humano es el único animal que tiene corteza cerebral profunda, está capacitado para dialogar y ejercer el proceso dialéctico hegeliano de análisis, síntesis y contradicción para buscar la verdad y respetar las opiniones del contrario y exigiendo que se respete la propia, podemos así estar seguros de que nuestros diputados locales no merecen la influencia de un presidente de un partido político, que a través de ellos ejerce presión para obtener ventajas en otras latitudes.

Yo espero y estoy seguro de que los diputados van a conciliar, porque esa es su obligación moral, así que ya no gastemos tanta tinta en el problema de ley electoral de Nuevo León.

luisetodd@yahoo.com