Ciencia y Política

El gorila Bantú y el PRI

Muerte por tratamiento inadecuado.

Este primate tiene 98% de genes iguales a los humanos. Es por lo tanto un antecedente muy cercano de nuestra evolución biológica, y murió por obvias razones; le dieron una anestesia en dosis elevadas para dormirlo y transportarlo, lo que paralizó su bulbo respiratorio, y debido a a falta de oxígeno, culminó con un paro cardiaco.

El PRI, que en su evolución social todavía no llega al homo sapiens, es un partido político con génesis primitiva, y así ha sobrevivido en la selva del poder; acaba de recibir una terapéutica sedante con un nuevo personaje que representa una medicina nunca antes vista en esa organización.

El licenciado Enrique Ochoa, con diferentes posgrados en universidades y poco conocido en el mundo político, es un medicamento nuevo, que el médico Peña Nieto le recetó a un paciente que requiere curación inmediata, pues está en riesgo de perecer en el año 2018.

Esperamos que este medicamento haya sido probado y tenga la autorización de la secretaría de salud política, pues si no, nos va a pasar lo que al gorila Bantú, moriremos por sedación exagerada de nuestro centro respiratorio partidista. Yo como médico siempre he tratado de salvar a mis pacientes, pero algunos no tenían remedio, y me pregunto:¿El PRI tendrá remedio?

luisetodd@yahoo.com