Ciencia y Política

Un funcionario responsable y sensible

Ildefonso Guajardo”


Un caso insólito está sucediendo en esta época tormentosa y crítica de los procesos electorales, en donde se observa una dicotomía moral entre la responsabilidad y el compromiso con el espíritu de la nación; y el interés personal por una posición laboral, o por una selección del “yo” y no del “nosotros” social.

Dentro de ese laberinto complejo y siniestro en que se ha convertido la política, en donde lo negativo impera sobre la propuesta, un nuevoleonés secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, tomó una decisión que es ejemplo para la irresponsabilidad de tanta gente que está buscando acomodarse en la carrera política, solo por su interés y está olvidando, como diría Morelos, “los sentimientos de la nación”. Él ha decidido, a pesar de que tenía amplia garantía para conseguirlo, no competir por el Senado de la República, es decir, no abandonar el trabajo tan importante que está llevando a cabo en el Tratado de Libre Comercio; lo ha dicho con franqueza y sin ninguna solemnidad.

Ildefonso dijo: no puedo dejar los platos sueltos, y olvidarme de lo que está sucediendo con este importante tratado que beneficiará a corto y largo plazo a la nación, si se hace con inteligencia; olvidando la sinrazón de la era Trump, y conciliando los intereses de las tres importantes naciones EU, Canadá y nuestro país.

En esta temática Ildefonso ha decidido sacrificar su futuro y preocuparse por el país. Digna actitud que ojalá llegue al tuétano de tantos políticos militantes de todos los partidos que solo piensan en su interés.

Yo, como nuevoleonés y amigo de Ildefonso, me siento orgulloso de tener un mexicano de excepción.

DESCARTES: Pienso, luego existo… Lo importante en la vida no es solo hacer el bien, sino cumplir con tu obligación, como decía Teilhard de Chardin.