Ciencia y Política

La fuerza de la palabra: Independiente

Fastidio popular a los partidos políticos

Existe en la actualidad en el estado una discusión sobre los candidatos ciudadanos independientes, que son muy atractivos por la palabra en sí; ya que la misma tiene un peso específico actual, pues nace en el crepúsculo de un síndrome de aburrimiento popular, sobre el egocentrismo de los partidos políticos dominantes actuales.

Hace muchos años el PRI no tenía competencia real y los funcionarios electos por ese partido se preocupaban un poco por ellos y mucho por el pueblo, así la corrupción no sobrepasaba el 10%. Posteriormente con la llamada alternancia del poder, los personajes electos tuvieron que preocuparse por ellos y también por su partido, y por supuesto se olvidaron del pueblo que los había elegido para representarlos.

Tanto en PRI, como el PAN y el PRD y todos los otros partidos prestanombres no han inspirado sociológicamente confianza y ahora la posibilidad de candidaturas independientes resultan muy atractivas para la base popular, que no está exigiendo, sino suplicando, que por favor se preocupen por el pueblo que los eligió y no sólo por ellos. Esto a raíz de que algunos candidatos de los partidos han aumentado un 30% la corrupción, conforme algunos espías secretos que me lo han comentado.

En base a lo anterior, en las siguiente elecciones, las candidaturas independientes serán el paradigma luminoso, que producirá la esperanza sobre la responsabilidad social, para que un candidato electo tenga y practique el axioma griego: de que la política es el arte-ciencia de servir a la comunidad y no de servirse de ella, para que él o su partido vivan mejor.

Bajo estas consideraciones el derecho, que se basa en la costumbre, tendrá que propiciar en las leyes electorales nuevas fórmulas que permitan la participación ciudadana independiente, con el riesgo de que los poderes fácticos y la delincuencia organizada puedan intervenir; sin embargo, la ley y la norma jurídica dictada por la razón puede y debe buscar la equidad en las oportunidades y blindar el sistema de intervenciones económicas extrañas, que puedan contaminar la esencia original del servicio público.

luisetodd@yahoo.com