Ciencia y Política

A fortalecer la educación nacional

La prueba PISA, nueva decepción.

En la prueba PISA aplicada en el 2015, México volvió a ocupar el último lugar en desempeño educativo, de las 35 naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), específicamente en las materias claves para el desarrollo económico del país: matemáticas, ciencia y lectura.

Esas estadísticas no sólo son decepcionantes, sino que muestran un rezago educativo de nuestros estudiantes, en relación con los del resto de los países miembros de la OCDE, lo que nos pone en franca desventaja, no nada más para competir en este mundo globalizado, a través de la investigación científica y tecnológica, utilizándolos como palanca del desarrollo, sino principalmente en el conocimiento mismo y en la reflexión, que nos puede liberar de la pobreza y la desigualdad, y llevarnos al verdadero bienestar social.

Por eso vuelvo a insistir en la necesidad de fortalecer la educación nacional, escuchando las propuestas del magisterio, invirtiendo más recursos para salarios dignos de los profesores, pues actualmente los de primer ingreso ganan aproximadamente ocho mil pesos mensuales; y sobre todo, más que aplicarles exámenes a los que están activos, deben impartirles cursos de actualización que realmente los beneficien y mejorar las condiciones materiales de las escuelas, especialmente las de las áreas rurales y las de las áreas marginadas de las ciudades.