Ciencia y Política

Mi felicitación al magisterio

Pagan justos por pecadores.

 

El que esto escribe tiene 45 años de estar en el mundo de la educación y de la salud, y ha conocido maestros, desde la educación inicial hasta la educación postuniversitaria. La mayoría de ellos con gran responsabilidad y deseo de trascender en la inmortalidad, que la genética del conocimiento genera en el arte y ciencia de enseñar y de modelar el “alma” humana, que como lo señaló Platón, desborda lo corpóreo.

En México el magisterio ha sido fundamental para erradicar el analfabetismo y generar una educación “para todos”, que inicia desde el interés genuino de Vasconcelos y el seguimiento administrativo y político de Lázaro Cárdenas; sin esto, México sería mucho más pobre y triste.

Sin embargo, el sistema político, durante muchos años, utilizó a los maestros para crear una estructura corporativa, que le ayudara en los proyectos de votación electoral para preservar el poder y así lo contaminó con el factor político que altera las conciencias. Lo anterior dio lugar a un proyecto gremial, en donde el poder del saber se olvidó en favor del poder de tener y se perdió la dignificación histórica del magisterio. Además la educación normal redujo la calidad de su programación y generó el problema que actualmente tiene el país y que se está visualizando por algunos grupos, en forma represiva y flagelando la figura egregia del maestro, que es quizás más importante a veces, por su cercanía con los niños, que la de la familia. Por lo anterior es un error reprimirlos.

Yo pienso que la Reforma Educativa Integral que el país requiere, por supuesto que debe organizar al magisterio y evitar algunos pillos que se han colado en el interior del templo del saber; pero de ninguna manera se debe generalizar estas irregularidades, porque la mayor parte de los maestros de México cumplen con lo que el sistema los preparó, con su responsabilidad y ahora es el sistema el que tiene que apoyarles a modernizar su formación para alterar el rumbo histórico de la nueva sociedad del conocimiento, que se vive en la actualidad.

luisetodd@yahoo.com